Tipo de pronador y tipo de zapatillas

Antes de comprarte unas buenas zapatillas es importante saber qué tipo de pronador eres para evitar lesiones durante tus entrenamientos y llevarte a casa las más cómodas.

La pronación es un movimiento natural del cuerpo. Es la manera en que el pie impacta contra el suelo rotando hacia dentro para distribuir el impacto.

¿Qué tipo de zapatilla para qué tipo de pronador?

Vamos a ver los tres tipos de pronador que existen y qué zapatilla le conviene a cada uno en función de su pisada.

Supinación

El tipo de pisada de un supinador supone un fuerte impacto en la parte inferior de la pierna, ya que no hay pronación en la pisada o es escasa.

La cara exterior del talón entra en contacto con el suelo en un gran ángulo.

La presión reside en los dedos pequeños del pie, ya que esta es la parte que soporta toda la presión.

Este tipo de pisada puede provocar lesiones como la fascitis plantar, dolor en las espinillas o carga en los tobillos por el peso excesivo que se aplica en una sola zona del pie.

Es por ello que los supinadores deben buscar zapatillas que proporcionen una alta amortiguación para minimizar el impacto de la pisada.

La amortiguación de estas zapatillas debe ir en la entresuela, a lo largo del exterior y en el talón, de manera que el impacto quede distribuido.

Pronación neutral

Lo que hace el pie tras entrar en contacto con el suelo por la cara exterior, es rotar hacia dentro, para absorber el impacto y distribuir el peso del cuerpo.

Esto es precisamente lo que llamamos pronación.

La distribución de la presión se da de manera uniforme en la parte delantera del pie.

Es la pisada ideal y la menos propensa a las lesiones.

Por ello los pronadores neutrales pueden llevar una amplia variedad de zapatillas. Lo mejor es elegir unas que ofrezcan tanto amortiguación como apoyo, para un correcto equilibrio del impacto y potenciación del movimiento natural del pie.

Sobrepronación

Tras tocar el suelo por la cara exterior del pie, éste rota hacia dentro para absorber el impacto, pero rota en exceso lo que transfiere excesivo peso al borde interior del metatarso.

La distribución de la presión recae sobre el pulgar y el índice de manera que se provoca un sobre esfuerzo.

Lesiones como fascitis plantar, dolor en las espinillas, juanetes o espolón calcáneo son probables en este tipo de pisada.

Las zapatillas para sobrepronadores deben ser estabilizadoras y llevar el apoyo y la amortiguación de forma más estructurada.

La estabilización ayudará a disminuir el impacto. Una entresuela firme que aporte apoyo para el arco y los pies planos.

¿Qué tipo de pronador eres?

Como ves para saber que tipo de pronador eres debes fijarte en la manera en que tu pie entra en contacto con el suelo en cada pisada. Presta atención a la parte exterior, el arco, y los dedos, para ver que partes entran en contacto en mayor medida, y como se distribuye la pisada en la parte delantera.

 Truco casero para saber que tipo de pronador eres

En un recipiente plano vierte un poco de agua, que te cubra justo la suela del pie.

Introduce el pie para mojar la planta y pisa sobre un papel tipo folio, uno que no sea muy absorbente para que el agua no se expanda por él.

Observa la huella que has marcado.

Si la parte exterior es muy fina, y los dedos no están muy marcados, eres un supinador.

Si la parte exterior esta tan marcado como los dedos del pie, eres un pronador neutral.

Si la parte exterior es muy gruesa, el arco es pequeño y los dedos están poco marcados, eres un sobrepronador.

Por supuesto, ante la duda consulta con un especialista.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies