¿Sabes a qué ritmo entrenar?

En muchas ocasiones, los corredores habituales, nos cuestionamos el ritmo idóneo de entrenamiento para alcanzar nuestro objetivo. No es bueno entrenar a un ritmo más elevado del que debiéramos ni es óptimo salir a correr a un ritmo tan sumamente bajo que apenas nos reporte progreso. Vamos a tratar de explicar el ritmo idóneo de entrenamiento.

Captura de www.elmundo.es

Captura de www.elmundo.es

Como primer paso fundamental antes de enfrentarnos al ritmo idóneo, tendremos que desarrollar nuestra potencia aeróbica, para obtener el mejor rendimiento físico durante la carrera.

A mayor intensidad de entrenamiento nuestras exigencias de oxígeno aumentan debido a que nuestros músculos consumen una mayor cantidad, por ello deberemos entrenar durante un plazo largo de tiempo, incluso durante años, la capacidad aérobica, que nos permitirá aumentar el ritmo de carrera.

La forma más correcta para en la capacidad aeróbica sería realizar sesiones de rodaje medio y largo, tanto a ritmos lentos como progresivos.

• Ritmos de carrera o entrenamiento lentos: se desarrolla casi exclusivamente la capacidad aeróbica. Se debe realizar entre el 60% y el 80% de la Frecuencia Cardiaca Máxima

• Ritmos medios de rodaje: también se desarrolla la capacidad aeróbica, comenzando a entrenar la potencia. Normalmente se realizan entre el 75% y el 85% de la Frecuencia Cardiaca Máxima, siendo los más numerosos y que más kilómetros se realizan. Suelen llevarnos entre una hora y 70 minutos.

• Ritmo fuerte: se trabaja tanto la capacidad aérobica como la potencia. Este tipo de ritmo corresponde a la parte final de las sesiones de entrenamiento, No suele durar mucho tiempo este tipo de ritmos, debido principalmente a la dureza, siendo aconsejables realizarlos una vez en semana durante unos 30 minutos, dependiendo de nuestra forma física.

Cuando salimos a entrenar los diferentes tipos de ritmo, es muy aconsejable, la utilización de pulsómetro, que nos indicará constantemente las diferentes zonas de frecuencia cardiaca en las que nos encontramos, pudiendo incrementar el ritmo, si vemos que nuestras pulsaciones son excesivamente bajas, disminuirlo en caso contrario.

También podemos atender a la velocidad de entrenamiento si tenemos bien medidos nuestros tiempos o incluso si utilizamos un pulsómetro con función de velocidad instantánea, a través de GPS o incluso podómetro.

Desde mi punto de vista, el ritmo idóneo a la hora de realizar los entrenamientos debe depender de lo que busquemos. El progreso de forma física debe ser constante y progresivo por lo que el ritmo óptimo debe situarse en una zona cómoda que podamos mantener, incluso situarnos un nivel por encima, pero no forzar mucho más.

Si quieres saber más sobre ritmos, aprovecha la oportunidad que te ofrecemos, participando en el próximo curso.

Apuntate y aprende

Comparte experiencias, aprende, corre y disfruta en el curso que hemos preparado para ti. Ahora puedes elegir si no puedes asistir puedes realizarlo a distancia, aprovechando la oferta de descuento.

1 comment

  1. Team Sport Spirit 25 noviembre, 2012 at 22:56

    Genial todos los consejos, muy interesante el artículo y muy interesante el curso para runners. Gracias por compartir, un saludo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies