Quién corre

Correr, una actividad tan antigua como el ser humano

Correr, una actividad tan antigua como el ser humano

¿Quién corre? Parece una pregunta fácil, pero difícilmente puede responderse con una frase corta, a menos que sea una sentencia tajante del tipo: corre quien desea o necesita correr. Pero aquí nos interesa más incidir en la identidad de los corredores, tan rica y variada que daría para escribir una enciclopedia. Corren los atletas, por supuesto. Los especialistas en velocidad, medio fondo y fondo pero también los fornidos lanzadores de peso, disco o jabalina. Un atleta que no corriera (más o menos, a mayor o menor velocidad) sería tan incongruente como un golfista alérgico al césped o una nadadora que no soportara el contacto con el cloro.

Todos los deportistas

Da igual que sean profesionales o aficionados. Los atletas corren. Y en términos más generales, cualquier deportista que se precie, sea cuál sea su disciplina, lo hace en algún momento para mejorar su condición física. Pensad en algún deporte en el que aparentemente dé igual que estés o no en forma. Por ejemplo el ajedrez. Pues también corren. Pasan tantas horas sentados en la silla, a veces con partidas que se eternizan y, de forma plenamente justificada, reciben el nombre de maratonianas, que correr les ayuda a resistirlas y a mantener la concentración. En todo hay excepciones, claro. Puede que un ajedrecista de 85 años no esté ya para muchas alegrías, pero podéis estar seguros de que cuando podía también corría.

Una lista muy amplia

Siempre que guardemos un equilibrio, pocas actividades son tan beneficiosas para el organismo como correr. Por eso la respuesta al quién es tan amplia. Si profundizáramos en el perfil de los atletas aficionados, ya no de los que participan en carreras populares sino de los que, simplemente, salen a trotar de vez en cuando, nos daríamos cuenta de que es demasiado amplio para intentar reducirlo a un esquema determinado. Corren, evidentemente, las personas que necesitan ejercitar su físico para trabajar mejor (bomberos, policías, agentes forestales), pero también muchas otras que han hallado en el running la mejor forma de compensar las muchas horas que dedican a otras actividades nada físicas. Médicos, abogados, empresarios, oficinistas, profesores, amas de casa...

Edades muy diversas

La lista sería interminable, y tan variada como la edad de los corredores. Los últimos estudios confirman que, como tendencia general, los jóvenes cada vez hacen menos deporte, pero muchos de ellos corren, desde luego. Lo mismo ocurre con las personas maduras. Algunas han corrido toda la vida y otras han empezado a hacerlo en plena madurez tras descubrir que se trata de una medicina muy recomendable. ¿Y los más mayores? Pues también corren. Quizá proporcionalmente sean menos, pero hay muchos que corren y piensan hacerlo hasta que les queden fuerzas. Por algo será.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies