¿Consideras necesaria una prueba de esfuerzo?

La prueba de esfuerzo o también denominada ergometría, se trata de un examen a nivel físico y técnico que consiste en la monitorización tanto del corazón como presión arterial, mientras realizamos un esfuerzo intenso, bien en una cinta de correr o en una bicicleta estática. Se estudiarán nuestras constantes para analizar nuestras constantes. Vamos a tratar de explicar su importancia y realización.

Derechos de foto de Fotolia. La prueba de esfuerzo se hace en cinta de correr

Derechos de foto de Fotolia. La prueba de esfuerzo se hace en cinta de correr

En la actualidad se plantea un gran debate, a nivel organizativo de las carreras, sobre la obligación de exigir a todos los corredores la realización de este tipo de pruebas, creando diferentes controversias, sobre todo a nivel popular.

Este tipo de pruebas, aunque no necesarias, muy recomendables, su realización al menos una vez al año, aunque preferiblemente sean en dos ocasiones, una antes de comenzar nuestra temporada y otra casi al finalizar, para estudiar la evolución ergométrica, tanto de corazón como incluso a nivel metabólico al asumir el cansancio y esfuerzo.

La prueba de esfuerzo se trata de una técnica diagnóstica con el objetivo principal de poner de manifiesto cualquier alteración, fuera de los parámetros normales del corazón mientras realizamos un esfuerzo deportivo, posibilitando prever incluso un posible infarto o angina de pecho.

La realización de esta prueba tiene un sencillo mecanismo.

• Ropa adecuada: para someternos a esta prueba deberemos llevar ropa deportiva, como si de un día de carrera normal se tratara, teniendo que ponernos las zapatillas e indumentaria de corredor.

• Monitorización: antes de comenzar la prueba nos conectaran al monitor principal, mediante unos electrodos, donde se podrá visualizar un electrocardiograma dinámico.

• Realización del esfuerzo: se comienza de forma suave y cada tres minutos se va elevando la intensidad del ejercicio, observando la frecuencia del corazón y presión arterial.

En el caso que el corredor desee o no pueda continuar, se detendrá la prueba pasando a la fase de recuperación.

Este procedimiento es la forma de una prueba básica de esfuerzo, que normalmente se complementa con un "ecocardiograma", visualización del corazón mediante una ecografía, para visualizar si existe alguna deformación importante del músculo, además se puede ampliar esta prueba con un "Holter dinámico", que graba durante al menos 24 horas la frecuencia continua del corazón.

Desde el punto de vista médico, esta prueba es muy recomendable realizarla a todos los deportistas, por someterse a un esfuerzo diario. La prueba de esfuerzo se puede realizar de forma gratuita a través de algunas compañías de seguros médicos o pagando una cantidad, motivo por el que la gran mayoría de corredores populares se oponen a la obligatoriedad, por parte del nivel organizativo de las carreras, de presentar el justificante de haberla realizado.

Es una prueba muy interesante de realizarla para contrastar nuestro estado cardiaco y de forma, pero ¿qué opinas de esa posible obligatoriedad de superarla para inscribirte en las carreras?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies