¡Ponte en forma! Saltar a la cuerda para quemar grasa

Hay muchos ejercicios que complementan al running y que ayudan a mejorar los tiempos gracias a la condición física.

¡Ponte en forma! Saltar a la cuerda para quemar grasa

¡Ponte en forma! Saltar a la cuerda para quemar grasa

Un entrenamiento muscular en el gimnasio puede ir acompañado de saltar a la cuerda para quemar grasa ¡no solo es un juego de niños!

Beneficios de saltar a la cuerda

El primer beneficio que nos encontramos al saltar a la cuerda es que quema grasa. Puede parecer obvio hablando de un ejercicio físico como otro cualquiera, pero relacionándolo con el esfuerzo, es muy eficaz. Se estima que por realizar este ejercicio moderadamente durante 30 minutos puede quemar unas 300 calorías. Subiendo la intensidad suben la grasa quemada.

Otro beneficio es que aumenta la coordinación. La necesidad de mover brazos y piernas al mismo tiempo es muy bueno para mejorar la visión espacial y la simultaneidad de movimientos. De hecho, es un ejercicio típico en boxeo.

Al ser un ejercicio aeróbico aumenta la capacidad pulmonar y fortalece el músculo más importante: el corazón. Además, trabaja muchos grupos de músculos y hay gran variedad de ejercicios.

Por último, hay que destacar que es muy económico. Ropa de deporte y una cuerda. Es recomendable que las zapatillas sean cómodas aunque no es necesaria la cámara de aire ya que los talones no se utilizan. La cuerda debe ser de una longitud adecuada según la estatura y ni muy pesada ni muy ligera.

Recomendaciones para saltar a la cuerda

Saltar a la cuerda de manera ligera puede formar parte del calentamiento, pero antes hay que realizar otros ejercicios para no hacerse daño. Se pueden alternar velocidades de salto, piernas e, incluso, trotar mientras se salta. Como en todos los ejercicios, hay que seguir unas pautas para evitar lesiones.

Hay que mantener la columna recta y las rodillas ligeramente flexionadas. No hay que saltar muy alto. Con una cuerda de longitud adecuada a la estatura, basta con saltar 4 o 5 centímetros. Esto hará que las articulaciones no sufran con los impactos entre saltos.

Los codos deben estar lo más pegados posible al cuerpo y solo hay que mover las muñecas, no rotar los brazos por completo.

 

¿Te animas a incluir la cuerda en tu rutina de ejercicio?

Foto | Fotolia.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies