Descubre tu pisada

Seguro que te suena la pregunta “¿eres pronador o supinador?”. La verdad es que cada vez es más habitual encontarse con personas que preguntan estas dudas, llegando a solicitar un consejo sobre unas zapatillas para correr. Desde mi experiencia personal, se trata de un tema una tanto delicado, debido a los gustos personales de cada uno. Las zapatillas deben de ser del gusto de cada corredor, no debiendonos dejar convencer por la estética o incluso un anuncio que nos haya gustado.

A la hora de correr es de extrema importancia, que elijamos un calzado adecuado a nuestra fisiológía, peso, altura, tipo de pisada, para evitar la parición de posibles lesiones que nos pudieran aparecer, como es la aparaición de una simple rozaduro o ampolla, esguinces de tobillo, lesiones en el Tendon de Aquiles, en el tendón tibial o incluso en los peroneos, llevándonos a abandonar nuestros entrenamietos durante un tiempo.

Plantillas de corredor

Plantillas de corredor

Para saber que tipo de pisada tenemos, lo ideal sería acudir a un especialista que nos examinara y nos mandara unas plantillas acordes con nuestra fisonomía y tipo de pisada, pero si aún nos pica la curiosidad, podríamos realizar un sencillo test que nos llevará poco tiempo.
Para ello nos colocaremos recto sobre una superficie lisa, desclazos y mirando al frente con los pies juntos. Realizaremos tres flexiones de rodillas y en la última flexión nos fijaremos en la posición de las rodillas:

Pronador: cuando las rodillas quedan pegadas o se rozan ligeramente. La zapatilla se gasta por la parte exterior del talón y termina gastando la parte interior de la punta.

Supinador: Las rodillas quedan separadas en la tercera flexión. La zaptilla se gasta por la parte interna del talón y termina gastando la parte exterior de la punta.

Neutro: Las rodillas en la tercera flexión terminan alineadas. Las zapatillas se gastan más o menos uniformemente.

A la hora de elección de calzado, existen unos trucos esenciales, que nos permitirán realizar una compra correcta:

• La zona de la lengüeta debe estar suficientemente acolchada.

• Deben tener plantillas internas que puedan ser cambiadas fácilmente.

• Guíate por la comodidad, no por el precio.

• Debe dejarte mover libremente los dedos de los pies y ajustandose correctamente al talón.

• El talón de la zapatilla debe quedar ajustado apara no provocar rozaduras.

• Prueba las zapatillas con calcetines y plantillas.

Las zapatillas son el instrumento que sirve de conexión entre el pie y el suelo, por lo que debes sentir una completa armonía con ellas puestas, revelando nuestros secretos y disfrutando en todo momento de correr.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies