¿Por qué no correr por asfalto?

Cuando salimos a correr, habitualmente lo hacemos casi siempre por los mismo circuitos, que ya conocemos, sabiendo cómo debemos regular, tanto en las subidas, manteniendo ritmos en las rectas, como en las bajadas. Es habitual encontrarse a corredores entrenándose por las calles de las ciudades, desconociendo, o bien por comodidad, que el impacto de las articulaciones sobre el asfalto es muy agresivo. Por eso, vamos a intentar explicar por dónde debemos entrenar.

Derechos de foto de Fotolia corre por tierra

Derechos de foto de Fotolia corre por tierra

Existen creencias, que cuanto más blando sea el suelo, será mucho mejor para las articulaciones, llegando a fortalecerlas. En parte, razón no le falta, siempre y cuando al caer el pie en el suelo, éste sea firme, por ello es aconsejable entrenar por superficies donde el firme sea blando pero firme.

El entrenamiento ha de ser progresivo, es decir de menos a más intensidad, dando tiempo a nuestra musculatura y resto del cuerpo a adaptarse al esfuerzo, que le vamos a someter, por ello, si tienes la obligación de tener que entrenar por la ciudad, te aconsejo que lo hagas por parques o por superficies, que aunque a priori sean un poco menos cómodas que el asfalto, a la larga tu cuerpo y tus tiempos de rodaje te lo agradecerán.

Si corremos por tierra, es lógico pensar, que nuestro ritmo se verá reducido, ante la posible incomodidad de arrastrar la superficie, por este motivo, al cambio del asfalto veremos incrementado nuestro ritmo.

Veamos las mejorías que podemos obtener, al correr por parques o por tierra.

• Menos sufrimiento articular: la amortiguación es mayor a la hora del impacto de nuestras piernas contra el suelo. Las rodillas y tobillos, además del resto de musculatura sufrirán menos.

• Más fuerza de arrastre: si observamos cuando corremos, la función principal del pie es arrastrar la superficie de impacto, el suelo, hacia atrás para desplazarnos hacia delante. Si arrastramos material que se mueve, como el caso de la tierra, realizaremos más esfuerzo, por patinar sobre ella, ganando potencia de desplazamiento, cuando variemos al asfalto.

• Diferentes recorridos: normalmente, en tierra, suele haber diferentes desniveles, que permitirá romper la monotonía del asfalto, además de encontrarnos, si corremos por parques de ciudad, con un ambiente más dominical, con familias que transmiten felicidad.

• Romper ritmos: correr no significa ir siempre a un mismo ritmos o velocidad, si no sería muy monótonos, lo divertido de este deporte, lo podemos encontrar si jugamos a cambiar nuestros ritmos, ayudándonos a conocer mejor nuestras fortalezas y debilidades.

• Posibilidad de fuentes: normalmente en los parques o jardines, nos encontramos fuentes de agua, donde podemos aliviar nuestra sed, sin tener que ir portando la riñonera de hidratación o mochila.

• Menos peligro: si entrenamos por las aceras o carreteras, deberemos hacerlo bien atentos al tráfico, tanto de vehículos como de bicicletas, llevando ropa que sea fácilmente visible.

Ahora que ya conoces las principales caraterísticas de correr por tierra, ¿por dónde sueles corres tú?

Apuntate y aprende

Si quieres aprender más curiosidades sobre el running, no dudes en apuntarte al próximo curso. ¡Te espero!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies