Motivación: Todos somos ganadores

No hace falta ser un campeón olímpico para disfrutar de la maratón

No hace falta ser un campeón olímpico para disfrutar de la maratón

No es necesario que seamos medallistas olímpicos para entender lo que significa el espíritu deportivo. El poder participar en las mejores carreras alrededor del mundo, al lado de la realeza atlética del pasado, presente y futuro, debe ser razón suficiente para sentirnos satisfechos.
El estar en una carrera, mirar hacia los lados y ver que se es parte de un contingente en el que también van deportistas de la talla de Bill Rodgers, Steve Scott, Deena Kastor o Khalid Khannouchi, es para pellizcarse a sí mismo y darse una palmada en la espalda por haber llegado a ese nivel de competición.

La explicación de Frank Shorter
Quizás uno de los atletas más famosos y destacados, dos veces medallista olímpico y todo un ícono en los años setenta, es Frank Shorter.
Se sabe que Frank describe su experiencia olímpica de 1972 de una manera tan sencilla y alentadora, que la gente y los principiantes nunca se cansan de escucharla. Para él, mucho más importante que llevarse la medalla de oro en aquella ocasión es todo el esfuerzo, dedicación y compromiso, que hizo posible su presencia y participación aquella mañana en Munich.

En un seminario que tuvo lugar no hace mucho tiempo, un corredor asistente preguntó a Shorter sobre su desempeño olímpico: Quería saber qué se necesita para llegar hasta esas instancias y cuánto cuesta alcanzar la gloria de la manera que él lo hizo.
Frank, en vez de responder desde la perspectiva de un corredor famoso y legendario, explicó que hay desempeños valederos de una presea dorada en cada nivel de competencia, en cada paso, en cada evento, en cada carrera, en cada semana…

Una madre de tres criaturas que decide correr una maratón debe aprender a balancear sus sueños con las necesidades de su familia, como la mayoría de corredores profesionales. El día de la carrera, luego de meses de entrenamiento, ella ganará su medalla de oro personal solamente por correr lo más intensamente posible y terminar en menos de cinco horas.

El adolescente obeso que decide cambiar sus costumbres alimenticias y perder peso para participar en sus primeros 5-k, entenderá la disciplina que debe tener un atleta para cruzar la línea de meta. Cuando él lo haga, su sentido de triunfo será tan grande como el de un corredor olímpico que acaba de ganar la medalla de oro.

Un adulto de mediana edad, que deja de fumar a la edad de 43 y empieza a correr, necesita la constancia de un deportista a carta cabal para mantenerse sin regresar a sus malos hábitos. Esto es algo por lo que Shorter también tuvo que pasar y seguramente, no se sintió muy distinto al ganar la medalla de oro que cuando completó su primera carrera.

Para tener en cuenta
El correr es un gran deporte Es cierto que los premios, halagos y el glamour de todo esto pertenecen a los atletas que encabezan el grupo, pero la gloria y la satisfacción nos pertenece a todos independientemente de si hemos subido al podio o no.
Si enfrentamos cada obstáculo que se nos presenta, superamos nuestros temores y nos fijamos nuevas metas y límites, somos tan campeones como cualquier otro.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies