No te aburras...¡¡¡corre!!!

La mayoría de las veces cuando realizamos tareas repetitivas, por mucho que nos guste, llegamos a caer en la desidia y pasotismo, desistiendo de llevarla a cabo, provocándonos una desmotivación. Si caemos en la rutina, hay que reconocer, que es muy difícil salir, pues se trata como si de una noria que girase y girase sin posibilidad de ser detenida, llegando a la conclusión que cuanto menos haces menos quieres.

En numerosas ocasiones, por mucho que nos guste correr y entrenar, nos hemos visto reflejados en el efecto, que denomino, “efecto hamster”, por el parecido a la noria que suelen tener en sus jaulas, que juegan haciéndola girar. Muchas veces nos hemos visto perezosos cuando sabemos que tenemos que salir a entrenar, pero preferimos quedarnos en casa con el calor en invierno y con el fresquito en verano, sin darnos cuenta de la posibilidad que perdemos.

Entrena con gente

Entrena con gente

Otro motivo, además de la pereza, es la rutina, salir todos los días a entrenar, hay que reconocer que es duro, pero nadie dijo que la vida fuera fácil. Esta pereza se la puede combatir fácilmente mediante unos consejos, que a la mayoría nos sirve.

Elabora un plan de entrenamiento: debe ser variado y completo, dando opción a los días de descanso y días de disfrute de correr a un ritmo cómodo.

Cambia la compañía y circuito durante el entrenamiento: si normalmente corres solo, intenta quedar con un grupo de amigos o conocidos con aficiones en común, pudiendo hablar y relajarte mientras entrenas. Si por el contrario siempre entrenas con gente, intenta salir solo algún día que otro con el propósito de conocerte mejor. No salgas siempre por el mismo sitio, corre por montaña y asfalto.

Mantén siempre en un lugar visible tu objetivo: debes clarificar cual es tu objetivo principal y darlo todo por ello. Eres un auténtico finisher.

Entrena con tecnología: en la actualidad existen infinitos “gadgets” para correr, que nos harán la rutina mucho más divertida, como por ejemplo ir escuchando música o incluso llevar un GPS actualizado donde nos va marcando ritmos y distancias.

Anota tus progresos: debes apuntar todos tus entrenamientos, sensaciones, alimentación, en un “diario del corredor” para ir viendo tu evolución, motivándote en todo momento.

Corre para ser feliz: sin dudarlo debes correr porque ello te hace sentir bien, el día que no piense así lo dejaré y me buscaré otra afición con al menos los mismos valores.

Está claro que gana el que más y mejor entrena, dentro de su nivel, por lo que debemos obligarnos a entrenar, pensando que día de entrenamiento perdido, nos podría suponer no completar nuestro objetivo.

Con estos consejos y con los que seguramente uses, seguro que juntos nunca nos aburriremos de correr.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies