¿Sabes correr al 100%?

Muchos corredores, piensan que cuanto más entrenen mejor preparados llegaran el día de la carrera, introduciendo innumerables sesiones de entrenamiento e incluso corriendo muchos kilómetros. En parte razón no les falta, pero en el entrenamiento, debemos usar la lógica para evitar caer tanto en lesiones como para presentarnos el día de nuestra carrera en plenas facultades.

Derechos de foto de Fotolia principio de supercompensación

Derechos de foto de Fotolia principio de supercompensación

En muchas ocasiones no por mucho entrenar conseguiremos mejor preparación, pudiendo caer en el sobreentrenamiento, si no lo planeamos con objetividad y lógica.

La misión principal del entrenamiento es llegar a tope físicamente el día de nuestra prueba. Intentaremos que nuestro cuerpo llegue al estado de mayor rendimiento posible, también denominado “principio de supercompensación”.

Cuando nuestro cuerpo se ve sometido a una determinada carga de trabajo, mediante las sesiones de entrenamiento, genera una tensión que cuando se recupera totalmente, se adapta a la perfección, generando un crecimiento a nivel muscular, permitiéndonos una mayor coordinación, fuerza y resistencia. De esta forma la próxima vez que entrenemos nuestro cuerpo responderá a la perfección.

Lo que se trata con el entrenamiento, es llegar esta forma nivel físico el día de la carrera, por lo que se puede considerar que el entrenamiento no debe ser lineal, sino más bien con continuos altibajos tanto de intensidad como de resistencia y fuerza, máxime cuando se trata de una larga temporada, como la que solemos realizar los corredores populares.

Para que se produzca este principio, es necesaria una completa recuperación entre sesiones, alternando las más intensas con las más suaves por ciclos semanales, por lo que deberemos prestar especial interés a lo siguientes puntos esenciales:

• Horas de sueño: el descanso es fundamental tanto para la recuperación muscular como para psicológica y articular. Cuando no dormimos correctamente una noche y salimos a entrenar, no rendimos igual, llegando aumentar nuestras pulsaciones y sensaciones negativas.

• Estiramientos: la recuperación muscular es básica, para continuar sin peligro a lesionarse, por lo que después de un ejercicio, no nos debemos olvidar de los estiramientos, que además ampliaran nuestra elongación.

• Alimentación:
en muchos casos sería recomendable aumentar la ingesta de proteínas que nos ayudasen a recomponer las fibras musculares dañadas.

Podemos llegar a comprender las distintas etapas de recuperación según el tipo entrenamiento, para conseguir llegar a la supercompensación, haciendo hincapié que estos tiempos varían en función de la persona e intensidad.

• Sesión de velocidad: la recuperación varía entre las 12 horas y las 24 horas

• Sesión de fuerza: la recuperación varía entre las 24horas y las 48 horas

• Sesión de resistencia o fondo: la recuperación varía entre las 48 horas y las 72 horas

Una vez finalizado este descanso, nuestro cuerpo debe estar preparado para afrontar una nueva sesión al 100% de nuestras posibilidades.

Apuntate y aprende

Aprovecha estos últimas días para aprender más sobre entrenamiento, alimentación y consejos para afrontar tu próxima carrera, con el curso que hemos preparado, pensando en ti.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies