La importancia de entrenar nuestros músculos respiratorios

Una respiración adecuada debe entrenarse

Una respiración adecuada debe entrenarse

Los corredores piensan constantemente en entrenar sus piernas y su paso, pero rara vez se les pasa por la cabeza el entrenar sus pulmones. Un sólido sistema respiratorio puede hacer maravillas por nosotros a la hora de correr. Es una ecuación muy simple: Una mejor respiración igual a más oxígeno para nuestros músculos igual a más resistencia.

Entrenar la respiración como otros músculos

De la misma manera que entrenamos nuestros tendones y pantorrillas para mejorar nuestra habilidad de correr cuesta arriba, podemos también tonificar los músculos que usamos para respirar: El ejercicio continuo mejora la preparación de nuestro diafragma, el músculo que separa el pecho del abdomen y los músculos intercostales, que se ubican entre las costillas y nos permiten inhalar-exhalar.

Cuando respiramos, el 80% del trabajo es asumido por el diafragma. Entonces parece lógico pensar que si lo fortalecemos adecuadamente, podremos incrementar nuestra resistencia y ser menos propensos a sentirnos cansados.

Esto ya fue sustentado por un grupo de investigadores pertenecientes a una importante universidad británica, que junto a un grupo de maratonistas -objeto de este estudio- hizo una especie de medición-comparación de los niveles de fatiga entre los músculos respiratorios y los de las piernas.
El resultado no dejaba ninguna duda de lo relacionados que están: Mientras más duro sea el trabajo de los músculos asociados con nuestra respiración, más pelea será la que tengan que dar nuestras piernas en una carrera.

Respirar profunda y pausadamente

La clave para prevenir la fatiga tanto de nuestras piernas como de nuestros pulmones es respirar profundamente. Cuando se inhala una gran cantidad de aire, usamos más sacos de aire en nuestros pulmones, lo que nos permite admitir más oxígeno para alimentar nuestros músculos. Por tanto, cuando corremos deberíamos concentrarnos en respirar lenta y profundamente para fortalecer nuestro diafragma.

Si lo hacemos de esta manera, notaremos que el esfuerzo que hacen nuestros pulmones en una carrera o entrenamiento disminuye, lo que se traduce en ser capaces de correr más distancia antes de que nos pille el cansancio.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies