La importancia de controlar nuestras emociones

Igual de importante es que respondan las piernas, como que responda la cabeza

Igual de importante es que respondan las piernas, como que responda la cabeza

Warren Finke estaba liderando una competencia de 50 millas, una ultra-maratón que tuvo lugar en San Diego, cuando de pronto una persona perteneciente a la administración de dicho evento le dijo -por error- que siguiera por un camino que no era el correcto. El entonces continuó corriendo durante una milla más en la dirección indicada hasta que se enteró de que esa no era la ruta.
Mientras regresaba desesperadamente para volver a tomar el curso de la competición, vio al resto de corredores que le habían superado ampliamente.

“Estaba echando humo… Me senté a un lado y me dije que no iba a correr más”, comenta.
Afortunadamente, el director de la competencia le pudo persuadir para que volviera a correr.
“Entonces decidí alcanzar a la gente que estaba más cerca de mí y de pronto, el hacerlo se volvió casi divertido. Al final, terminé recuperando el primer lugar y gané la carrera”, añade.

Los atletas profesionales puede que tengan mucho más que perder cuando dejan que sus emociones salgan a la luz, pero los amateur también pueden sufrir cuando éstas controlan sus mentes: La ansiedad el día de la competencia o el enojo hacia otro competidor puede sabotear tu desempeño.

A continuación veremos como la llamada Inteligencia Emocional puede ayudarte a responder adecuadamente a cierto tipo de escenarios.

1.1 La situación

En una nueva ruta, te encuentras cara a cara con una enorme colina. Los latidos de tu corazón se aceleran solamente con mirarla y piensas que nunca llegarás a la cima.

1.2 La Solución

Tu cuerpo está sufriendo una reacción fisiológica natural, un repentino aumento de adrenalina basado en el miedo y cimentado sobre pensamientos negativos.
Para controlar esta situación se recomienda transformar lo negativo en positivo, pensando en la adrenalina como un combustible que te hará llegar a lo más alto de la colina.

2.1 La situación

Los encargados de estudiar el tiempo dicen que habrá una enorme ola de calor, o que nevará, o que las condiciones climáticas no serán para nada favorables el día que tienes una carrera o un entrenamiento importante, ocasionando que entres en pánico.

2.2 La solución

La preparación te ayuda a manejar estos imprevistos. Si es probable que tengas que competir en medio del calor, es imprescindible haber entrenado en estas condiciones. Lo mismo sucede si está lloviendo o nevando.
Los entendidos sugieren visualizar el posible escenario: Imagina la sensación de lluvia en tu rostro y visualízate haciendo cualquier cosa divertida bajo las gotas de agua mientras entrenas o compites. También aprovecha para comprar el equipo necesario que te proteja de las inclemencias del tiempo.
El ser capaz de hacer esto te dará una sensación de control sobre los posibles imprevistos.

3.1 La situación

No cumplir con el tiempo propuesto para completar una carrera te deja deprimido por el resto del día, de la semana, del mes.

3.2 La solución

Date cuenta que un desempeño no muy bueno es siempre una oportunidad para mejorar. Aquí algunos recomiendan llevar un registro de los estados emocionales y físicos atravesados durante el entrenamiento o competencia, para luego estudiarlos y dirigirlos hacia el logro de las metas trazadas.
Quizás este registro revele que te sentiste bastante estresado durante la última carrera porque el camino era mucho más accidentado de lo que esperabas. Entonces la meta a trazarse será entrenar más sobre terrenos accidentados antes de presentarte a un evento similar.

4.1 La situación

Estás tan concentrado en que el día de la carrera finalmente ha llegado, que haces un sprint desde la línea de partida.

4.2 La solución

El entusiasmo es una sensación positiva, pero a veces es tan fuerte que puede ser la causa de tomar decisiones arriesgadas.
Los corredores que se emocionan demasiado pueden distraerse fácilmente e ir a un ritmo poco apropiado desde el inicio, exigiendo demasiado a sus músculos y terminando con alguna lesión en el peor de los casos.
Los que ya han pasado por esta experiencia recomiendan tener una estrategia que te haga reconsiderar esa imagen de verte siempre al frente de una competencia.
No olvides que, sobre todo en las distancias largas, la resistencia y el manejo del ritmo es más importante que la velocidad.

5.1 La situación

Un competidor se tropieza contigo haciendo que pierdas el equilibrio o que derrames las bebidas que llevas. Entonces, dibujas en tu mente el escenario de tu venganza durante la próxima milla.

5.2 La solución

El enojo es un desperdicio de energía: Incrementa los latidos del corazón y eleva la presión, consumiendo el combustible que necesitas.
Toma unos segundos para canalizar tu amargura y concentrarte nuevamente en la carrera: Una vez que ésta haya terminado, puedes emplear el tiempo que quieras en escribir sobre ello, tirar las botellas contra la pared o hacer lo que sea necesario para expulsar esta sensación.

Inteligencia Emocional, un concepto que todo corredor y/o deportista debe tener siempre en cuenta.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies