¿Conoces la aventura que supone correr?

Para la mayoría de los corredores, este deporte supone una entrega y un sacrificio continuo, que en numerosas ocasiones nos lo agradece con la superación de nuestros objetivos, elevando nuestra autoestima, además de otros factores saludables. En realidad comenzamos a correr por intentar conseguir un objetivo en nuestra vida, pero con el paso del tiempo descuidamos lo que realmente nos supone coger las zapatillas el día a día y fundirnos con el terreno.

Derechos de foto de Fotolia. La aventura de correr

Derechos de foto de Fotolia. La aventura de correr

Correr además de beneficios orgánicos nos supone una nueva aventura, cada vez que nos calzamos las zapatillas al sentir la libertad de dejar volar nuestra imaginación, donde nos convertimos en grandes atletas, que logran superar todos los records mundiales, al convertirnos campeones de un maratón, que en realidad es un mero entrenamiento.

Cada día que comenzamos con el entrenamiento es un progreso más en nuestra vida como deportista que nos hará irnos conociéndonos con el paso del tiempo mucho mejor. En realidad el entrenamiento de la carrera supone mucho más que un simple progreso al batir la marca de una carrera.

• Aventura: al calzarnos las zapatillas a diario supone más que un mero entrenamiento de series, cuestas o progresiones, se trata de sumergirnos en una nueva película que nos creamos, pensando en convertirnos en un autentico "Finisher".

Con el paso de los kilómetros vamos diseñando nuestra propia vida o aventura en la imaginación, donde somo dueños de nuestros deseos como deportistas.

• Autoestima: cuando comenzamos a correr y vamos progresando en nuestros objetivos nuestra estima se aumenta exponencialmente.
El fraccionamiento del entrenamiento es vital para superar nuestras metas, con la motivación intacta para seguir adelante, animándonos con la consecución de los objetivos.

• Felicidad: es sabidos por todos los corredores que al realizar este deporte, segregamos endorfinas, llamadas “hormonas de la felicidad”.
Cuando corremos sentimos placer por el hecho de realizar deporte, haciéndonos sentir la libertad de escoger el camino que deseemos sin ningún tipo de presión, uno de los objetivos principales de nuestra vida.

Al correr en solitario, en muchas ocasiones nos damos cuenta que nuestra energía se va recargando, conforme avanzan los kilómetros, como si de una batería se trata, mientras que al hacerlo en compañía somos capaces de compartir nuestra felicidad, aumentando el sentido de la amistad.

Correr supone una continúa aventura, en la que nosotros somos los dueños de nuestras decisiones. ¿Te gusta vivir una nueva a ventura a diario?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies