La alimentación de los corredores

Todo ejercicio físico desgasta, sobre todo correr. Es por ello que los alimentos que debemos tomar si somos corredores natos, deben proporcionarnosos la suficiente energía como para mantenernos a tope. Para ello conozcamos un poco cómo debe ser la alimentación de los corredores.

Sopa de verduras y pollo al horno con arroz al vapor

Sopa de verduras y pollo al horno con arroz al vapor

Saber lo que es bueno

La alimentación de los corredores es clave a la hora de rendir físicamente. Tener claro cuáles son las bases de una correcta alimentación es básico para mantener una buena salud y sobretodo mantener un buen rendimiento físico.

Lo primero de todo es hidratarse correctamente. Beber líquidos es tan importante como comer bien. No importa cuanto cuides tu alimentación, si te hidrata mal tu rendimiento físico será malo. También hay que saber cuánta energía consumimos en un entrenamiento. Así sabremos si estamos comiendo correctamente o no. Hay que alimentarse proporcionalmente a la energía que se consume.

Correr es un deporte muy duro y existe un alto riesgo de lesiones. Por ello debemos consumir alimentos que refuercen las fibras musculares perdidas durante el entreno.

Los hidratos de carbono son básicos en la alimentación del corredor, ya que producen glucosa en la sangre, la fuente de energía de las células. Las proteínas son también muy necesarias, ayudan al músculo a recuperarse del esfuerzo (pollo, ternera, carne roja, pescados ricos en Omega-3...). ¡Y ojo! Las grasas son igual de necesarias. Un 30% de la energía que consumimos durante un entrenamiento debe proceder de las grasas (aceites, grasa de la carne...).

Cenas ricas y saludables

A la hora de cenar hay diferentes opiniones: unos cenan poco y otros buscan una cena consistente para reponer fuerzas. A continuación, os dejamos una receta rica, saludable y fácil de preparar.

Sopa de verduras y pollo al horno con arroz al vapor

Empezamos con la sopa, en la que podemos utilizar todo tipo de verduras y especias que nos gusten (zanahoria, calabacín, patata, puerro...). Para empezar, pelamos y cortamos en trocitos las verduras y las sofreímos en una olla con aceite y sal. Añadimos algunas especias (laurel, perejil, pimentón, cebollino...) y cubrir todo con agua. Hervir a fuego lento, o poner la olla a presión, hasta que las verduras estén blandas y el caldo a nuestro gusto.

Para el segundo plato, aderezamos unas pechugas de pollo con sal, orégano y un chorrito de limón y al horno. Cuando estén bien hechas servir con un bol de arroz al vapor.

Una receta sencilla y riquísima.

Foto | Fotolia.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies