Glucosa, nuestro combustible

Debe compensarse la cantidad de glucosa que entra en nuestro cuerpo

Debe compensarse la cantidad de glucosa que entra en nuestro cuerpo

Como es sabido el cuerpo humano obtiene energia de tres fuentes alimentarias proteínas, grasas, e hidratos de carbono . En esta oportunidad, los hidratos de carbono ocupan mi atención. En los deportes de alto rendimiento el gasto y recuperación de energía es vital para una buena respuesta del organismo. Al correr en distancias cortas o largas todo nuestro cuerpo solicita una reserva energética importante para el movimiento de nuestros músculos.

Uno de los principales requerimientos de nuestros músculos es la glucosa. Entonces muchos corredores se preguntaran, cual es la razón de que los entrenadores recomienden el consumo de hidratos de carbono. La respuesta es bien simple, los hidratos de carbono se encuentran en mayor medida en alimentos como el pan, los cereales, la pastas, papas, batatas, choclo, legumbres, arroz, azúcar, frutas, leche y yogurt. En menor medida, en verduras. Cuando estos alimentos llegan al aparato digestivo se descomponen hasta la molécula básica que el organismo utiliza: la glucosa.

Glucosa y glucógeno

Al entrar en el corriente sanguíneo la glucosa se convierte en un combustible que se distribuye en el cerebro, el sistema nervioso y los músculos que generan movimiento. El organismo posee una capacidad limitada para almacenar glucosa. Esta se almacena en el hígado y los músculos, en su almacenamiento las moléculas de glucosa se unen para formar glucógeno. La reserva del hígado fluye en el torrente sanguíneo para dirigirse al cerebro. La almacenada en los músculos, solo sirve para el funcionamiento muscular, queda allí y no tiene otra función que quemarse cuando el músculo la utilice.

No todas las personas almacenamos la misma cantidad de glucógeno, según el deporte nuestra reserva varia y mientras mejor entrenados estamos, mas capacidad tenemos de almacenar. El peso de todo sistema muscular de un ser humano puede variar entre 20 Kg. para una gimnasta y 50 kg. para un jugador de rugby, la cantidad de glucógeno que se puede almacenar varía entre 200 gramos y 400 gramos.

Recuperación

El glucógeno se recupera muy lentamente, después de un entrenamiento fuerte demoramos entre 24 y 36 horas en recuperar la totalidad de la energía consumida, si seguimos una buena dieta, incluyendo pastas. Pero todo lo relacionado a la alimentación debe decidirse teniendo en cuenta el tiempo de entrenamiento y el peso del deportista. La ingesta de hidratos de carbono es fundamental para nuestra respuesta física a las exigencias del deporte, si seguimos una alimentación correcta teniendo en cuenta lo afirmado sin lugar a dudas nuestra performance mejorara considerablemente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies