¿Qué cosas previenen las lesiones?

Vitamina C

Vitamina C

Si queremos llevar a cabo un entrenamiento efectivo tenemos que tener en cuenta algunas pautas básicas para evitar este tipo de inconvenientes.

Cómo evitar lesiones de manera efectiva

No empieces de manera fuerte desde el principio. Puede parecer algo obvio pero hay gente que cree que es beneficioso para el entrenamiento si ya hemos hecho un calentamiento previo. El calentamiento ayuda al organismo pero no nos pone a punto para un ejercicio fuerte y brusco, por lo que es mejor comenzar de manera pausada.

Si te duele alguna parte del cuerpo relacionada con tu entrenamiento, no lo lleves a cabo ya que no conseguirás potenciar la molestia. Lleva a cabo estiramientos suaves y concluye con un entrenamiento muy leve. Si aún así sigues sintiendo dolor, acude a un médico. No conseguirás curarlo haciendo más deporte.

Realiza pausas de 5 o 10 minutos cada media hora. No es efectivo un ejercicio intensivo si se sobrecargan los músculos. Durante este tiempo de 'descanso' puedes andar, estirar o mover de manera suave algunos músculos.

El consumo de vitamina C previene la metabolización de grasas y la cicatrización de heridas y es base del sistema inmune, por lo que si consumes habitualmente vitamina C te resultará un fantástico complemento para tus entrenamientos.

No hagas esfuerzos desorbitados

Asegurate de que vas suficientemente hidratado y de que tienes provisiones de agua para el entrenamiento. El ejercicio físico potencia la deshidratación y esta produce un aumento del ritmo cardiaco, la caída de la presión arterial y la aparición de fatiga.

Debes escoger un calzado que sea acorde al tipo de pisada que tienes y al tipo de terreno en el que vayas a llevar a cabo el entrenamiento. Según el terreno, necesitas mayor o menor amortiguación en las zapatillas y según tu pisada, pronadores, supinadores o corredores universales, existe unos modelos u otros.

Igual de importante a la hora de correr es el descenso del ejercicio físico cuando terminamos la actividad. Al concluir tu entrenamiento debes llevar a cabo el proceso contrario al calentamiento, es decirm tienes que ir bajando suavemente la intensidad del ejercicio que estás llevando a cabo, no parar de golpe, para bajar poco a poco las pulsaciones y regresar a tu ritmo cardiaco habitual.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies