Escuchar música y correr

Existen muchas formas de concentrarnos en nuestro ejercicio cuando practicamos algún deporte. Cuando salimos a correr es bien sabido, que una concentración en la rutina y un buen manejo de la mirada y el pensamiento, nos harán mejorar notablemente nuestra performance. Muchos corredores afirman correr mas y notar menos el esfuerzo cuando corren escuchando música. Quizás la razón de sentir este rendimiento, es que cuando nuestra mente se concentra en un sonido además de realizar el movimiento el cansancio queda en un segundo plano; y si además agregamos una armónica respiración, lo más seguro es que la música no sea una distracción sino un aliado.

Conseguir ritmo

La idea de realizar ejercicio escuchando música es lograr un ritmo, y continuar el movimiento. Mucho de esta técnica de concentración ya se ha probado en deportes como la natación, la danza, incluso el remo, el objetivo es motivar a la gente. Sin embargo no es lo mismo poner música en un gimnasio o en un parque donde un grupo de deportistas realiza prácticas, ya que seguramente no se conseguirá el resultado esperado, sino una desconcentración. Sea con un mp3 o un iPod, hacer ejercicio acompañado de sonido instrumental puede ser muy beneficioso. Si bien estos aparatos muchas veces han sido criticados como elementos que aíslan al deportista, muchas pruebas demuestran que cada individuo tiene su propio ritmo, de allí que el gusto musical para elegir como acompañar una actividad física puede ser muy diferente de un corredor a otro.

Programar música adecuada que lo motive a uno a continuar su rutina es un muy buen estímulo para no decaer en la actividad o en la irregularidad que muchas veces causa la desmotivación que el mismo desgaste físico genera. Con un reproductor el deportista siente el ritmo y el compás mientras se ejercita, marcando así un ritmo constante y regular que le permite distenderse y obtener mejores resultados de entrenamiento y de regularidad física.

Si bien correr escuchando música puede ser muy beneficioso es necesario tener cuidado con el exceso de esta practica. Escuchar a un alto volumen es perjudicial para la salud ya que puede dañar los oídos, Además de perjudicar tus oídos, el escuchar música a alto volumen puede anular el ruido exterior, y no es cuestión de conseguir accidentarse por no escuchar el ruido de autos o de cualquier evento que acontezca en nuestro entorno. Claro que si corremos en cinta es otra historia, quizás de ese tema sea la próxima nota.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies