El pie de atleta: cómo evitarlo

Cualquier actividad física y deportiva lleva implícito el riesgo de lesionarse. El mundo del running no es una excepción. Un mal movimiento o gesto, un accidente o una mala preparación puede hacer que sufras algún daño o te lesiones. Una de las lesiones más frecuentes en los corredores es el llamado pie de atleta.

Los soldados en la guerra sufrían pie de trinchera. Aunque salir a correr no sea parecido a una guerra, existen riesgos para la salud. Hoy, en correr.es te proponemos que conozcas qué es sufrir pie de atleta, los síntomas para reconocerlo rápidamente y algunos consejos para combatirlo y evitar su aparición.

walk-617389_640

En primer lugar, conviene que sepas que el pie de atleta es una infección por hongos que afecta, principalmente, a la planta y los bordes del pie. Además, no es algo que sea exclusivo de los deportistas. Cualquier persona en su vida cotidiana puede sufrirlo. Pero es más común que lo padezcan deportistas.

Síntomas de pie de atleta

Los síntomas para saber que estás padeciendo pie de atleta son variados y claros.

- Picor: el primer síntoma de la posible aparición de pie de atleta es que sufras picor en los pies. Una sensación que es muy fácil de reconocer y que te pone en alerta

- Ampollas: otro síntoma lo encuentras en la aparición de ampollas en la planta del pie.

- Aparición de grietas en la piel

- Sensación de ardor y piel rojiza

Cómo prevenir la aparición del pie de atleta

Aunque los efectos del pie de atleta no suelen ser muy graves si pueden perturbar tu rutina de entrenamiento y provocarte molestias.

Lavarse bien los pies

Como comentábamos anteriormente, el pie de atleta es una infección por hongos. Uno de los mejores consejos para prevenir su aparición es lavarse y secarse bien los pies regularmente y, sobre todo, después de entrenar.

Cambiarse de calcetines y calzado regularmente

Para evitar que tengas hongos, cambiar habitualmente de calzado y calcetines es una de las medidas más eficaces que te podemos recomendar.

Mucho cuidado en el gimnasio

Si eres de los que practica deporte regularmente en un gimnasio, tienes que prestar especial atención. Cuánta más gente haya, mayor es el riesgo de que estos hongos aparezcan en tu cuerpo provocándote pie de atleta. Por ejemplo, nunca vayas descalzo dentro de un gimnasio, especialmente en las duchas porque son un foco de infecciones por este tipo de hongos a los que les gusta mucho las zonas húmedas. Si vas a la piscina en verano, no vayas descalzo. Tampoco es conveniente que compartas tu toalla o las zapatillas con otras personas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies