El mito de las dietas mágicas

dietas mágicas

La clave: una buena alimentación

En todos los países desarrollados la nutrición es un tema de actualidad muy importante. La sociedad muestra un interés creciente por la alimentación y los problemas de nutrición; por lo que este interés viene de la mano con la aparición de ciertos mitos, métodos mágicos, mentiras... que crean un desbordante problema que llega a poner en peligro nuestra salud mediante dietas mágicas.

Muchas de estas dietas adelgazan de verdad, “cumplen” en cierta manera lo que prometen, pero no constatan el precio de las dietas, sus consecuencias.

Clasificación general

Existen diferentes clasificaciones para las dietas milagrosas, una de ellas sería la base sobre la que sostienen esa peligrosa eficacia.
- Dietas hipocalóricas desequilibradas. Se caracterizan por su bajo contenido en calorías por el consumo de determinados alimentos y la baja cantidad de éstos. Seguir una dieta de este tipo supone que nos privemos de muchos alimentos y por lo tanto de muchos nutrientes. Por lo que produciría déficits de elementos necesarios para el organismo, todo tipo de alteraciones y trastornos, además del conocido efecto rebote por la pérdida de grasa y masa muscular.
- Dietas disociativas. Se basa en que los alimentos en sí no engordan, sino la combinación de unos con otros. No son las más agresivas, ya que pueden conducir a deficiencias temporales, pero en cuantos a los nutrientes, estos no se ven demasiado afectados.
- Dietas excluyentes. Estas suprimen de la dieta algún nutriente. Esta dieta a largo plazo puede ocasionar graves problemas de salud llegando incluso a causar la muerte.
- Dietas psicológicas. Este tipo de dietas se basan en estrategias psicológicas. Parte de la base de que en muchos casos la obesidad tiene un componente psicológico y por lo tanto, la ingesta de alimentos es consecuencia de trastornos emocionales o psíquicos.
- Monodietas. Se caracterizan en el consumo de un único alimento. La premisa es que el alimento único consumo “adelgaza” cuando en realidad adelgazar privarnos de los demás alimentos y nutrientes necesarios.

La solución sana

Ninguna dieta milagrosa puede adelgazar de forma natural y saludable, son falacias que nos queremos creer en muchos casos. ¿Cuál sería entonces la única manera? El esfuerzo y la constancia con una buena alimentación y ejercicio. Un buen plan de adelgazamiento debe contar con varias condiciones como eliminar progresivamente los malos hábitos sin prohibir repentinamente nada, consumir 1.200 calorías como mínimo al día, ser equilibrado en la ingesta de vitaminas y minerales, tener en cuenta que lo razonable sea perder como mucho un kilo por semana, adaptar los nuevos hábitos según la persona sin olvidar el ejercicio físico.

 

Foto | Fotolia.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies