¿Sabes qué es el “Drop” de unas zapatillas de correr?

La cultura del minimalismo, como referente en deporte de correr, está ganando cada vez más importancia. Correr con lo mínimo imprescindible y fundirse con la naturaleza o con el terreno son las principales bazas con la que se presenta este movimiento, cada vez más común, al menos en cuanto a zapatillas de deporte que es más habitual encontrarnos en las carreras. Vamos a tratar de analizar el concepto de “Drop” en las zapatillas para conocer las diferentes modalidades.

Derechos de foto de Fotolia. El Drop de unas zapatillas

Derechos de foto de Fotolia. El Drop de unas zapatillas

Ante esta incursión del minimalismo cada vez es más común de hablar del “Drop” que podemos definirlo como la diferencia de altura entre el talón y la zona delantera de la zapatilla. En el calzado minimalista es habitual encontrarse con zapatillas entre 0 milímetros y 2 milímetros de “Drop”, mientras que en el calzado tradicional encontraremos unos 12 milímetros y con mucha más amortiguación. Esta gran diferencia siempre va encamina da a obtener una posición más natural del pie en cada pisada.

• Drop de 12 milímetros: nos lo podemos encontrar en las zapatillas que buscan una excelente amortiguación, que van encaminadas al corredor clásico que suele talonar en cada zancada.

Estas zapatillas están pensadas para un corredor que busca amortiguación con cierta estabilidad, pero sin llegar a sentir el terreno por donde pisa. Excelente elección para corredores principiantes que no deseen asumir el paso hacia el minimalismo.

• Drop de 8 milímetros: es la zapatilla ideal para sumir el paso o la transición de un calzado clásico hacia el minimalismo, permitiéndonos sentir la estabilidad con el contacto del pie sobre el terreno pero con muy poca amortiguación, que normalmente nos la ofrece la propia suela de la zapatilla.

• Drop de 0 milímetros: nos lo encontramos en las zapatillas minimalistas puras, no existiendo diferencia de alturas entre el talón y el antepié. El uso de estas zapatillas nos obliga a variar nuestra propia técnica de pisada o zancadas, ofreciéndonos una excelente propiocepción del pie en cada zancada.

El apoyo en este tipo de zapatillas se caracteriza por un inicio del apoyo del pie por la zona del antepié y una menor pronación de mediopié.

Lo más importante en la elección de zapatillas en función del “Drop” es que elijas las que mejor se adapten a tu forma de correr sin forzar a tu mecanismo a variar su pisada natural, por lo que una zapatilla que te puede venir bien a ti a lo mejor a mi no me viene bien. ¿Con qué “Drop” te quedas?

1 comment

  1. Mariano 24 septiembre, 2013 at 03:31

    Pues me quedo con las que menos drop tienen. La razón es que para la marcha atlética viene mejor un tacón muy bajo o nulo, auque sin renunciar a algo de cushioning.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies