Defectos y virtudes de correr al aire libre

Correr al aire libre. Si se practica en zonas de árboles, pastos, campos, aumentaremos la ingesta de oxígeno, ya que son zonas en las que la respiración es de más calidad por la pureza y calidad del aire evitando la fatiga. Practicar la carrera es espacio abierto nos hace menos pesada la actividad, pues al movernos físicamente en el espacio cambiamos de entorno y no nos cansamos tanto. Pero tiene algunas desventajas como la dureza del suelo.

Si corremos por asfalto o superficies duras nuestras articulaciones se resentirán más. Los desniveles del terreno y las cuestas no nos benefician, pues castigamos la musculatura de la espalda al afianzarnos en esta parte muscular para vencer la resistencia del terreno.

No hay superficie buena ni mala de por sí

Todos tienen sus pros y sus contras. También depende mucho el estado de nuestras articulaciones y las zapatillas que tengamos a mano. A continuación, lo bueno y lo malo de tres terrenos al aire libre.

El primero del que hablamos es de el asfalto, que al ser un terreno más regular evitamos las torceduras de tobillo. Como es duro, el impacto de la pisada se nos devuelve casi completamente y es un terreno más propicio para rodar rápido. En días de lluvia es lo más cómodo y menos complicado para salir a rodar. Malo: castiga mucho las articulaciones al devolver el impacto, por lo que hay que tener cuidado en iniciados y lesionados. Si el terreno es inclinado, correr mucho tiempo en el mismo sentido afecta a la pisada y se pueden dar lesiones. puede haber tráfico, con el consiguiente riesgo que ello conlleva. Es bastante aburrido y tedioso correr por asfalta, salvo contadas excepciones.

En tierra, lo positivo es que es una superficie de dureza intermedia entre el asfalto y el cesped. Las zonas por donde discurre suelen ser más motivantes y bonitas. Es más propicio para hacer cuestas. No suele haber tránsito de coches. Lo negativo es que las piedras sueltas y pequeños hoyos pueden traicionar a nuestros tobillos. Si nos pilla la lluvia por el camino es bastante incómodo y sucio correr por tierra. Suelen ser solitarios, por lo que es mejor ir acompañados por si nos lesionamos o tenemos cualquier demora. Si hay tránsito de coches la polvareda es muy incómoda.

En el cesped, la principal ventaja con la que cuenta el cesped es que el contacto al pisar es de bajo impacto, muy de agradecer para los que se inician en el running o para los que tengan tocadas rodillas o tobillos. Suele ser la principal causa de elección de esta superficie. Como contrapartida, al amortiguar más, si abusamos de esta superficie puede sobrecargar la musculatura. Los pequeños hoyos o baches se camuflan con la hierba y podemos dar un mal paso. Y el mayor contra es que es difícil encontrar una superficie de cesped cerca de casa y con extensión suficiente como para correr a gusto.

Conclusión

Los expertos recomiendan correr por tierra, algo mixto entre el asfalto pero sin llegar a tener muchas piedras, en concreto lo natural, campos, es una buena elección para correr: no pasan coches, el camino es medio decente, los puntos kilométricos están marcados y a veces hay gente por si se la necesita.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies