Decídete a correr y empieza a cambiar tu vida

Empezar a correr puede suponer un cambio en tu vidaEmpezar a correr puede suponer un cambio en tu vida

Todo empieza por la atracción que supone el hacer ejercicio todos los días y por tanto, empezar a sentirnos mejor. Si además eres de los que disfrutan viendo las competencias, los nuevos artículos deportivos que salen al mercado o aquellos productos nutritivos especialmente orientados a deportistas, pero odias -o crees odiar- la parte en la que tienes que salir a correr, estás a un paso de cambiar tu vida.

Ahora bien, puede que empieces a pensar de la siguiente manera: Los corredores son delgados y yo no; los corredores son veloces y yo no; los corredores disfrutan cada vez que salen a correr y yo, desde luego que no. Deja esos pensamientos de lado: Una vez que empieces a entrenar y a participar en algunas competencias, tu actitud irá cambiando.

Debes comenzar por eventos pequeños: 5K por ejemplo, en donde la única presión es hacer tu mayor esfuerzo y divertirte. Al poco tiempo te darás cuenta de que conocerás a casi todos los que están en tus mismas condiciones, llegaréis a formar casi una familia y compartiréis muchas cosas mientras vais obteniendo una buena condición física.

No sólo es eso. Lo más importante es que en vez de sentirte apartado de esta comunidad, como seguramente temías en un principio, te convertirás en parte de ella en muy poco tiempo.

Y es que si nos paramos a pensarlo, lo único que debemos hacer es correr: No tenemos que ser rápidos. No tenemos que ser deportistas natos. No tenemos que ser perfectos. Cuando tomemos conciencia de ello, este deporte no será algo que debamos hacer todos los días, sino algo que queramos hacer a diario.

Lo sabemos. Decirlo es mucho más fácil que hacerlo: Hay un alto porcentaje de personas que empiezan en esto con todas las ganas del mundo, pero al poco tiempo lo dejan.

Un pequeño consejo

Quizás suceda cuando completes tus 25 primeras millas, cuando hayas quedado con tus amigos para salir a correr el fin de semana o cuando regreses de hacerlo y te estés duchando: En ese preciso momento se te pasará por la cabeza dejar de correr. Sólo tú tienes la facultad de decidir qué hacer llegado ese punto: Lo más fácil es dejarlo y regresar a la rutina del sofá, la comida chatarra y la televisión.

Pero si por el contrario te mantienes firme, te propones nuevas metas y superas esta etapa de duda, por la que hemos pasado todos alguna vez, te aseguramos que cambiarás tu vida y nunca más querrás mirar atrás.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies