Cuidado con la micosis

¡Cuidado con los hongos!

¡Cuidado con los hongos!

Los corredores de fondo forman uno de los colectivos más propensos a sufrir micosis, que puede ser especialmente desagradable cuando se instala en la piel de los pies. Nos estamos refiriendo al famoso pie de atleta o, dicho de otra manera, a la tiña de los pies. Prolifera con cierta facilidad en las zonas mal secadas y ventiladas, lo que convierte a los espacios entre los dedos en uno de sus puntos de destino favoritos. El problema es que se transmite con mucha facilidad y también puede acabar afectando al resto del pie o incluso al otro pie.

Picor insoportable

Cualquiera que haya sufrido el pie de atleta conoce perfectamente sus síntomas. En primer lugar, un picor insoportable entre los dedos de los pies. Es como si estuvieran ardiendo, casi como si alguien los quemara con un encendedor. Esta quemazón se acentúa por la noche, por lo que en muchas ocasiones las molestias físicas dificultan el sueño y el descanso.

Complicaciones progresivas

Dejar sin tratar un pie de atleta implica permitir que la infección se vaya expandiendo, algo nada recomendable a menos que seamos masoquistas. Además de las inevitables inflamaciones, la piel se vuelve más blanda y empieza a llenarse de escamas. Por si fuera poco, huele muy mal y se puede contagiar con cierta facilidad a otras personas.

Cómo evitarlo

Echar un vistazo a las causas que lo provocan nos ayudará a evitar la temida tiña de los pies. La principal, sin duda, es la sudoración, que evidentemente se ve favorecida cuando llevamos prendas demasiado ajustadas que no nos permiten transpirar con eficacia. Llevar ropas que provocan roces también puede acabar desembocando en micosis.

En las uñas

En el caso de la onicomicosis, las afectadas son las uñas de los pies, que pierden progresivamente su color, aumentan de tamaño y en ocasiones se vuelven muy quebradizas. Aunque es más frecuente en deportistas acuáticos, también afecta a los corredores que utilizan un calzado demasiado ajustado. En general, los hongos de este tipo se ceban poco con los niños y sienten una cierta predilección por los atletas maduros.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies