Cuánto corremos

Hay muchas variables de las que depende cuánto corremos

Hay muchas variables de las que depende cuánto corremos

Por regla general, cuantos más kilómetros semanales recorra un maratoniano mejor será su marca. Los grandes especialistas de la distancia superan en ocasiones los 200, mientras que algunos aficionados que tan sólo aspiran a acabar la prueba apenas alcanzan los 40 ó 50. En las pruebas de velocidad, en las que sólo acostumbran a participar profesionales o, por lo menos, atletas inscritos en algún club, las distancias son, lógicamente, mucho menores, porque más que la acumulación de kilómetros en las piernas lo que interesa es incrementar la potencia y aumentar la velocidad, no sólo con esprints sino con todo tipo de ejercicios que conceden una gran importancia a la fuerza y la resistencia.

Nivel y motivación

Claro que muchos atletas aficionados –la mayoría de ellos, en realidad– nunca han corrido un maratón, ni mucho menos una carrera de cien metros. Lo suyo son las pruebas populares, que acostumbran a presentar recorridos de diez, doce o quince kilómetros. Existen muchas formas de preparar una carrera de este tipo y, en última instancia, todo depende de la motivación y el nivel del atleta, pero lo recomendable es correr por lo menos veinte o treinta kilómetros semanales.

El running por el running

Otra categoría de corredores son los amantes del running por el running, gente que ni siquiera participa en carreras populares pero que halla un gran placer en salir a correr y, en ocasiones, recorre distancias importantes. Algunos de ellos, sin embargo, disponen de muy poco tiempo y, con suerte, pueden ingeniárselas para hacerle hueco en su agenda a un par de sesiones de media hora a la semana, lo que en la mayoría de los casos implica recorrer entre diez y doce kilómetros.

Ultrafondistas

Un caso aparte (y extremo) son los ultrafondistas, personas que se preparan para afrontar carreras de cien o más kilómetros y, por consiguiente, necesitan acumular rodajes larguísimos. Podríamos decir que los hábitos de los maratonianos les quedan cortos y antes de uno de sus retos pueden encadenar fácilmente tiradas de cuarenta o cincuenta kilómetros diarios.

Casi todos corremos

Pero casi cualquier persona corre en algún momento del día. No es necesario que sea atleta, ni siquiera deportista. Corremos para no llegar tarde al trabajo, para no perder el tren o el autobús, para evitar que nos atraquen o por cualquier otra circunstancia poco común que, casi siempre, sobre todo si estamos desentrenados, nos hace exclamar ¡cuánto he corrido!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies