Cuándo hay que jubilar nuestras zapatillas

Para practicar running no necesitamos muchas cosas. Pero las que son necesarias, es recomendable que estén en el mejor estado posible. Si quieres tener éxito en la práctica deportiva, hay dos elementos claves que debemos cuidar. La mente, para tener una correcta motivación, y los elementos materiales que nos permiten correr. Y uno de los materiales más importantes para un runner son las zapatillas y por ese motivo es fundamental saber cuándo hay que jubilar nuestras zapatillas.

Las zapatillas de deporte son el elemento que soporta el esfuerzo del contacto entre nuestro cuerpo a través de los pies con el suelo. Los impactos son numerosos por lo que las zapatillas son uno de los elementos imprescindibles que todo runner tiene que cuidar contantemente. Como es lógico, las zapatillas han evolucionado mucho con el paso de los años ya que los materiales von los que se fabrican son mejores y la tecnología ayuda a mejorar su duración y calidad. A pesar de eso, existen señales para saber cuándo hay que cambiarlas.

sidewalk-657906_640Señales para saber cuándo hay que jubilar nuestras zapatillas

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de saber cuándo hay que jubilar nuestras zapatillas de deporte es que no hay reglas escritas sobre cuánto van a durar. Por regla general, suele establecerse una media de entre 900 y 1.000 kilómetros de duración para unas zapatillas medias. Las específicas de competición duran menos. Pero esa distancia varía en función de varios factores como el terreno por el que corramos normalmente o el peso del corredor, por ejemplo. Pero podemos destacar varias señales genéricas para saber cuándo es el momento del cambio.

Estado de la suela

La suela es el elemento que aguanta el contacto con el suelo y nos sirve para soportar sin lesionarnos las irregularidades del terreno. Si comprobamos que la suela está total o parcialmente destruida, es una de las señales más evidentes para cambiar las zapatillas.

Mal estado de la tela

Con el paso del tiempo, la tela de las zapatillas, tanto la interna como la externa puede verse dañada. Uno de los avisos para saber cuándo hay que cambiar nuestras zapatillas es comprobar el estado de la tela. Si se deshace rápida y fácilmente, es el momento de cambiar.

Lesiones

Si compruebas que después de entrenar cada vez te duelen más los pies o sufres pequeñas lesiones en la zona, es un aviso que el cuerpo te manda para cuidar o cambiar las zapatillas que utilizas.

Estado de los materiales

Dependiendo de la zona por la que corras, determinadas partes de las zapatillas sufren más. Si estás acostumbrado a correr por la montaña o el campo, las zapatillas pueden tener pequeños agujeros o roturas que le hagan perder eficacia. En ese caso, habría que ir pensando la posibilidad de cambiarlas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies