Correr por la playa: disfruta del mar

Estamos en plena Semana Santa. Una de las épocas del año en la que mayor número de personas suelen tener vacaciones coincidiendo con las vacaciones escolares y los días festivos. Unos días de descanso y relax en los que los destinos suelen ser muy variados: salir al extranjero, ver procesiones o ir a la montaña. Pero uno de los destinos preferidos es ir a la playa. Incluso en vacaciones, correr por la playa es un buen ejercicio con el que puedes mantenerte en forma.

Imagina un ambiente idílico: varios días sin trabajo, en buena compañía y en un marco incomparable. Al no tener que ir a trabajar, los días se aprovechan mejor y , además de divertirte, puedes dedicar un poco de tu tiempo a entrenar y correr por la playa para mantener cuerpo y mente en forma y que al volver a tu rutina habitual no te cueste mucho salir a correr de nuevo.

Por si fuera poco aliciente, entre baño y baño, correr por la playa te aporta una serie de beneficios a tu cuerpo que es importante que conozcas. Por ese motivo, en correr.es te presentamos algunas ventajas e inconvenientes de correr pro la playa.

dog-774724_640

Ventajas de correr por la playa

Aumenta la potencia muscular

Aunque no lo parezca, la playa tiene muchas alternativas para runners y corredores. Puedes correr por la arena, por la orilla directamente y correr con el agua por los tobillos a aventurarte a hacerlo hasta la rodilla.

Un suave trote por la arena requiere de un esfuerzo especial ya que se trata de una superficie irregular que hará que tus músculos trabajen con gran intensidad fortaleciéndolos y ayudándote a evitar lesiones en el futuro.

Aumenta el consumo de grasa

Al correr o trotar sobre una superficie más irregular que el asfalto, los músculos del cuerpo trabajan a pleno rendimiento y con una mayor carga de esfuerzo lo que hace que se consuma una mayor cantidad de la grasa acumulada en nuestro cuerpo.

Mayor consumo de calorías

Correr por la playa ayuda a consumir calorías. La arena no es el asfalto o una superficie uniforme y ofrece mayor resistencia a nuestras pisadas. Además, a orillas del mar la humedad es más grande que en nuestro entorno habitual. Por ese motivo, sudaremos más acelerando la quema de calorías.

Motivación

No es lo mismo correr en la ciudad rodeado de ruidos, coches y contaminación que hacerlo en la playa viendo el mar y acompañado de una brisa agradable. De esta forma, nuestra mente se libera del estrés diario y al cambiar nuestro lugar de entrenamiento normal por un entorno más natural y agradable, liberamos nuestra mente de preocupaciones aumentando así la motivación.

Inconvenientes de correr en la playa

Mayor riesgo de lesiones

Al correr por la playa no debemos olvidar que corremos en un entorno diferente que no está diseñado para nuestro entrenamiento normal. El terreno no es liso, hay muchos altibajos en la superficie y podemos encontrar obstáculos y agujeros en nuestra carrera por lo que puede ser posible lesionarse, sobre todo en los tobillos.

Sobrecarga muscular

Correr por la arena implica un mayor esfuerzo en los músculos del cuerpo, ya que se necesita más fuerza a la hora de realizar ejercicios. Es importante no saturar el cuerpo con largas carreras por la playa para disminuir el riesgo de sobrecargas musculares.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies