Levántate y corre

Cada vez es más habitual encontrarse a personas corriendo por la mañana, apenas cuando acaba de salir el sol. A medida vamos aumentando la familia de corredores, esta rutina mañanera, se incrementa en números de seguidores. Esta práctica les hace cargarse de energía positiva durante el resto del día, afrontando las preocupaciones desde otro punto de vista, al darse cuenta que no todo es blanco o negro.

De la misma manera que existen numerosos seguidores de correr por la noche, que justifican esta modalidad con puntos de vista muy razonables y lógicos, los seguidores de correr por la mañana, también pueden alegar numerosos puntos de vista, confluyendo ambos puntos de vista en un gran punto en común: Corro porque me hace feliz.

Correr al salir el sol

Correr al salir el sol

Estas dos modalidades, correr por la mañana y correr por la noche, a medida se aproximan los meses más calurosos del año, aumentan el número de personas que se decantan por una de las dos, al intentar evitar las temperaturas más altas del día. Asimismo durante los meses invernales es realmente difícil encontrarse a la cuantía de corredores que entrenan durante este horario, prefiriendo las horas centrales del día, siempre y cuando las obligaciones lo permitan.

Las personas que frecuentan la modalidad de “levantarse y correr”, nos puedes justificar muchos aspectos muy razonables que justifican estos madrugones:

Intimidad: cierto que por las mañanas, casi en la madrugada, hay poca gente en las calles, sintiendo la libertad mucho más intensa.

Menos temperatura: cuando corremos, nuestra temperatura aumenta, si en el ambiente la temperatura es más baja, nuestro organismo nos lo agradecerá, además de ser muy recomendable.

Optimismo: te levantas con una visión mucho más positiva de la vida. Sientes que una vez que terminas tu carrera diaria, te sientes completamente recargado de energía para afrontar el resto del día.

Disfrutar del tiempo libre: una vez que has cumplido con tu entrenamiento, dispones del resto del día para disfrutar con las personas que deseas.

Despertarse con energía: la mayoría de las personas que salen a correr por las mañanas, alegan que si no lo hacen se pasan el día abotargado.

Sinceramente, lo importante es salir a correr, sin importar la hora que lo hagas, a pesar del gusto de cada uno. El cuerpo de adapta, por ello no debe preocuparte si un día no entrenas en tu horario natural, porque las obligaciones no te lo permitan, prueba hacerlo a otra hora, a lo mejor descubres una nueva sensación al correr.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies