Correr con calor: Ventajas e inconvenientes

Ya llegó la primavera. Y, por supuesto, también al mundo del running. Dejamos atrás el frío, los días son más largos y las temperaturas suben favoreciendo la disposición a salir a correr, pasear y entrenar. El buen tiempo fomenta las ganas de hacer deporte y correr con calor tiene una serie de ventajas para nuestro organismo, y algún inconveniente, que es importante conocer para estar mejor preparados.

En correr.es te presentamos algunos de los beneficios e inconvenientes de practicar deporte con calor ahora que las temperaturas empezarán a subir.

gotland-1068498_640

Ventajas de correr con calor

Mayor disponibilidad de tiempo

La subida de temperaturas va unido a las mayores horas de sol que tenemos de aquí en adelante gracias al cambio de estación y de horario. Por tanto tendrás más opciones de tiempo para poder salir a correr sin la excusa de la oscuridad o de que hace frío. Los días más largos favorecen la práctica deportiva.

Incremento de Vitamina D

Los rayos del sol también benefician tu salud al potenciar el incremento de vitamina d en el cuerpo. Una exposición moderada al sol beneficia la unión entre salud y deporte.

Mayor rendimiento deportivo

Correr con calor mejora el rendimiento del cuerpo de un deportista. Cuando hace calor, la disponibilidad de oxígeno es menor. Por ese motivo se necesitan una cantidad mayor de glóbulos rojos que hacen que se transporte mayor cantidad de oxígeno a los músculos. De esta forma, se consigue aumentar la resistencia física y ser menos proclives a caer en la fatiga.

Menor riesgo de lesiones

Cuando hace frío, los músculos tardan más tiempo en entrar en calor por lo que necesitamos hacer un buen calentamiento para poner a punto el cuerpo. Cuando hace calor, sobre todo en verano, los músculos sufren menos para entrar en acción debido a las altas temperaturas y existe un menor riesgo de lesionarse.

Inconvenientes de correr con calor

Correr con calor también conlleva una serie de riesgos que es importante que conozcas para tratar de evitarlos en la medida de lo posible.

Deshidratación

Con las altas temperaturas el cuerpo necesita una mayor cantidad de agua que el resto del año para reponerse del gasto efectuado durante el ejercicio. Así que es fundamental estar bien hidratado antes, durante y después del entrenamiento.

Calambres

Uno de los principales riesgos de correr con calor es sufrir calambres. La pérdida de líquidos que sufre el cuerpo tiene como consecuencia, si no son repuestos, la posibilidad de padecer calambres. Para evitarlo con una correcta hidratación es más que suficiente.

Correr con calor tiene beneficios para el cuerpo de un deportista que es importante tener en cuenta a la hora de entrenar. Entramos en una época en la que los termómetros no van a dejar de subir. Es el momento de aprovecharlo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies