¿Sabes correr de forma aeróbica y anaeróbica?

Cuando comenzamos a correr, nos ocurre que hasta que no calentamos, sufrimos molestias de nuestras articulaciones, sentimos cansancio, llegando a jadear de manera exagerada, hasta que nuestros niveles corporales se acostumbran al esfuerzo que estamos sometiéndonos. ¿Pero en realidad sabemos igualar estos niveles durante la carrera?

Captura www.darbaroud.com en las pruebas de distancia deberás buscar el límite entre correr aeróbicamente y anaeróbicamente

Captura www.darbaroud.com en las pruebas de distancia deberás buscar el límite entre correr aeróbicamente y anaeróbicamente

La primera vez que nos calzamos unas zapatillas, la inmensa mayoría le cuesta correr durante 20 minutos seguidos, no sabiendo si conseguriás alcanzar la meta de no detenerte, pero a medida pasa el tiempo, miramos atrás y nos damos cuenta que hemos ganado fondo, fuerza, agilidad e incluso buen humor.

Antes de comenzar a intentar correr distancias, como medias maratones, o incluso aunque nos parezca palabras mayores, maratones, deberemos tener unos conceptos fundamentales claros para afrontar los planes de entrenamiento.

• Pulsaciones: podremos definir como el numero de latidos que el corazón bombea la sangre a nuestro organismo:

* En reposo: suelen ser entre 60-80 pulsaciones por minuto. En los deportistas son más bajas por estar acostumbrados a que el cuerpo recupere sensaciones mucho más rápidamente que una persona sedentaria.

* Zona aeróbica: es aquella en la que la cantidad de oxígeno que aportamos a la musculatura es suficiente para trabajar a un nivel óptimo. Si buscamos ganar fondo es la que deberemos emplear, rodando entre 80-150 pulsacines por minuto, dependiendo de la persona.

* Zona anaeróbica: es cuando nuestros músculos consumen tanto oxígeno que apenas es suficiente con el que nuestros pulmones nos suministran, un ejemplo claro es una carrera de velocidad, muy intensa pero muy corta. Las pulsaciones son extremadamente altas.

Para correr grandes distancias es aconsejable someterse a un plan de entrenamiento que durante los días de rodaje largo, nuestras pulsaciones permanezcan entre las doz zonas, aeróbica y anaeróbica.

• Musculatura: aunque parezca mentira no debemos descuidar la musculatura y flexibilidad, no solo de las piernas, sino también de la zona superior del tronco, como son el tronco, pectorales, lumbares, abdominales e incluso bíceps y tríceps, tanto si en realidad queremos correr de forma aeróbica, carreras de resintencia, como si lo que desamos es correr mucho más rápido, corriendo de manera anaeróbica.

Gracias a la zona superior de nuestro cuerpo , nos ayudaremos a impulsarnos, manteniendonos completamente ergidos, proporcionando una mayor oxigenación en nuestros musculos, siendo conscientes que el oxigenos es nuestro combustible para lograr llegar a la meta propuesta.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies