Corredores delgados

Es frecuente ver corredores delgados

Es frecuente ver corredores delgados

Es una cuestión de lógica, derivada tanto de la actividad en sí misma como del deseo de alcanzar el mejor peso posible para correr mejor. Y, como es obvio, cuanto más delgados estemos más correremos, por lo menos si no estamos refiriendo a pruebas de fondo (ya sabemos que los velocistas acostumbran a ser un poco más musculosos, una consecuencia directa de realizar un esfuerzo tremendo durante pocos segundos).

Buena fórmula

En realidad, muchos corredores empiezan a serlo cuando deciden hacer algún deporte para adelgazar. Nada satisfechos con los dígitos que refleja la báscula cuando se pesan, optan por iniciarse en la práctica del running porque están convencidos de que es una de las más rápidas y mejores fórmulas para perder peso. Tienen razón, pero harían bien en no precipitarse y buscar pérdidas paulatinas, ya que de lo contrario será mucho más fácil que al menor descuido vuelvan al peso inicial.

El mejor ejemplo

Pero está claro que correr adelgaza. La mejor prueba la tenemos en cualquier carrera popular, en cualquier maratón. Siempre habrá unas cuantas personas que se salgan de la norma, pero por lo general estas pruebas estarán repletas de individuos delgados y fibrosos que ejemplifican los efectos del running cuando se trata de perder peso.

La dieta

Está claro que estas personas no estarían tan delgadas si sólo corrieran. Podéis dar por seguro que también siguen una dieta más o menos equilibrada en la que, salvo casos excepcionales, la bollería industrial, los embutidos o las bebidas azucaradas brillan por su ausencia. Y es que no tiene ningún sentido entrenar con absoluta dedicación y hartarse de hacer kilómetros si después, al llegar a casa, nos alimentamos de todo tipo de alimentos abundantes en grasas y en calorías.

Una línea muy fina

De todas formas, hay muchas clases de delgados y muchos tipos de delgadez. Cada corredor deberá descubrir cuál es su peso ideal, el que le permite mantenerse en forma y saludable mientras consigue sus mejores registros. Ocurre con cierta frecuencia que algunos atletas ya delgados siguen intentando perder peso a toda costa sin darse cuenta de que al final acabará perjudicándoles a la hora de correr, ya que aunque pesen menos también podrán imprimir menos fuerza a sus zancadas. Cada uno debe saber hasta dónde puede llegar, una línea que acostumbra a corresponderse con nuestras propias sensaciones, con conseguir o no el bienestar al correr.

1 comment

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies