Consejos para corredores alérgicos

Las alergias respiratorias se han doblado en los últimos 20 años en países industrializados. Y es que la alergia al polen se agrava con el aumento de la contaminación de las ciudades… De hecho, los expertos ya auguran la peor primavera de la última década.

Correr con alergia

Descubre algunos consejos para correr con alergia

Con la llegada de la primavera, disfrutar de nuestro deporte favorito resulta complicado si somos corredores alérgicos. Siendo conscientes de ello, hoy queremos ofrecer una serie de consejos prácticos.

Tips prácticos

Si somos alérgicos, erradicar completamente el malestar cuando corremos al aire libre es complicado. En cambio, mitigar los efectos de la alergia puede ser sencillo con los siguientes consejos prácticos:

-Evitar la primera hora de la mañana y la última de la noche para correr es importante. ¿Por qué? Porque son las horas de mayor emisión de polen. Por tanto, las mejores horas para que salgamos a correr se comprenden desde las 10 de la mañana hasta las 7 de la tarde.

-Salir a correr mientras llueve o justo después. Es una opción adecuada, ya que el polen se reduce.

-El viento puede ser nuestro aliado o nuestro enemigo. Si hay mucho viento es mejor no salir a correr y si hay un poco de viento podemos arriesgarnos, pero es importante que corramos en la misma dirección del viento para que el polen del ambiente no se nos venga a la cara.

-Cuando salgamos a correr es importante que llevemos una buena protección en los ojos. Unas gafas de sol adecuadas para corredores nos será de gran ayuda.

-Como es obvio, si somos alérgicos al polen, ir a correr a un parque plagado de vegetación es una idea, como dirían nuestras abuelas, 'de bombero jubilado'.

-Por último, siempre debemos tener en cuenta que la opinión que prevalece es la del médico. Consultar a nuestro médico sobre los posibles antihistamínicos que nos serán de ayuda es importante.

Tips alimentarios

La alimentación juega el papel protagonista. Hay alimentos que nos ayudarán a disminuir el impacto de los efectos de las alergias primaverales. Es el caso de la vitamina C y B. La primera la encontramos en las frutas cítricas, en las carnes magras y las verduras y la vitamina B la podemos obtener de los huevos, mariscos, lácteos…

Otro de los nutrientes que debemos tener presentes en nuestra dieta son los antioxidantes y el omega-3. Los podemos encontrar en el aceite de oliva, productos ibéricos, huevos, pescados, frutos secos… Además, el aceite de oliva y los frutos secos también son una fuente de vitamina E y grasas insaturadas necesarias para nuestro organismo.

Si quieres saber más sobre alergología puedes consultar los informes de la Sociedad española de alergología e inmunología clínica.

Foto | Fotolia.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies