¿Sabes comprender a tu cuerpo para correr?

Cuando un corredor se enfrenta a su entrenamiento diario, debe asumir que existen días que el cuerpo no se comporta de la misma forma que otros. La práctica diaria de la carrera además de motivarte por tu mejoría física significativa, te ayuda a entender al cuerpo, por eso vamos a tratar las diferentes formas de afrontar un entrenamiento.

Captura de www.marca.com y Fabián Roncero

Captura de www.marca.com y Fabián Roncero

Sin duda alguna, un aspecto fundamental que he ido aprendiendo sobre correr, es que dependiendo de muchos factores el cuerpo se comporta de diferentes maneras, existiendo días que rendirás al 100% y otros en los que un rodaje suave te parecerá eterno.

Correr te enseña abrir tu mente, aprendiendo que no solo existe una solución a un problema de la vida, sino que puedes solucionarlo de diferentes formas, con tan solo aprender a escucharte mientras interiorizas en cada zancada de la carrera tu pensamiento, en la soledad del corredor.

Además de abrir la mente, son duda alguna, este deporte no enseña a adaptarnos de una manera rápida y eficaz ante los cambios repentinos que nos acontecen en la vida.

Normalmente desarrollamos a conciencia un plan de entrenamiento objetivo que intentamos cumplir, a pesar de nuestros compromisos y estados de salud, pero lo fundamental a la hora de salir a entrenar es saber y reconocer los siguientes aspectos:

• Corremos porque nos gusta: es nuestra afición, nos ayuda a desfogar nuestras frustraciones, problemas o incluso a celebrar nuestras alegrías diarias, pero si un día no corremos debemos saber que no debemos intentar al día siguiente hacer los de la sesión anterior y la que te toca.

• Escucha a tu cuerpo: si siente algún tipo de molestia, en la mayoría de los casos es conveniente descansar. Tu cuerpo te advierte y lo debes escuchar.

• Comprende los entrenamientos: es muy habitual encontrase con corredores que les toca series y parece que realizan carrera continua. Aunque no te guste la sesión del día debes realizarla lo más parecida a lo que te has marcado.

• Modifica los entrenamientos: no eres un deportista de élite, si un día no te apetece realizar cuestas porque no te encuentras lo suficiente fuerte, modifica tu sesión sobre la marcha, acorde con lo que te marque tu cuerpo, sabiendo que otro día deberás realizar la sesión que has variado.

• Disfruta de tu carrera: recuerda que corres porque te gusta. Correr no significa ir con la lengua fuera todo el rato, conviértete en un buen estratega, y sobre todo reserva al menos un día en semana para salir a disfrutar de la carrera.

Muchos días cuando salgo a entrenar, corro por instinto, en función de lo que me demande mi cuerpo, sabiendo que hay días que debo de asumir las sesiones principales, alternándolas con entrenamientos más placenteros y otros menos, pues se tratata del pasaporte hacia la meta.

Apuntate y aprende

Si deseas convertirte en un buen corredor, aprovecha la oportunidad de inscribirte al curso que hemos preparado para ti.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies