Cómo te puede ayudar el deporte a mejorar tu sistema cardiovascular

Tu sistema cardiovascular está formado por el corazón y un árbol cardiovascular ramificado alrededor de todo el cuerpo. A través de este árbol vascular, la sangre envía oxígeno y nutrientes a la vez que recoge los residuos metabólicos. Cuando haces deporte este proceso se incentiva y funciona de mejor manera. Todo ello acarrea una serie de consecuencias, ¡todas ellas positivas!

Sistema cardiovascular y deporte

Sistema cardiovascular y deporte

El sistema cardiovascular y el deporte

Cuando haces deporte la frecuencia respiratoria aumenta, por tanto entra más oxígeno en tu cuerpo aunque también entran otros componentes que ni tu nadie quiere en su cuerpo, como el CO2. Estos compuestos los expulsas al exterior cuando expiras. Después de cada inspiración, tu organismo se queda con el oxígeno que pasa a las células gracias al sistema circulatorio. Este oxígeno, junto con otros componentes como la glucosa o los ácidos genera energía química, agua y dióxido de carbono. Sí, has leído bien, agua. Tu organismo produce su propia agua que es expulsada en forma de sudor y tiene la función de regular tu temperatura corporal.

Por otra parte, una vez que el aire que has expirado llega a los pulmones los alveolos son los encargados de hacer un intercambio gaseoso, se quedan con el oxígeno que pasa a la sangre y expulsan el dióxido de carbono. Esa sangre con oxígeno llega al corazón y se envía a través de ese árbol vascular a todo tu cuerpo. Al mismo tiempo, la energía química que tu cuerpo había producido, se transforma en energía mecánica, produciéndose la contracción muscular que necesitas para que tu cuerpo se mueva.

Como puedes ver, el sistema circulatorio y respiratorio están estrechamente unidos y si haces deporte este proceso se realiza de forma más efectiva y más rápida a través de dos vías: por un lado ejercitas tu corazón, un músculo que se hace más grande y más fuerte cuando haces ejercicio, ya que todo tu sistema circulatorio esta más activo gracias al deporte. Esto mismo ocurre con el resto de músculos, si los trabajas con deporte recibirán más sangre oxigenada y crecerán fuertes como un roble. Por otro lado, tu capacidad respiratoria también aumenta y como consecuencia produces más energía química, y por ende, más energía mecánica.

Las enfermedades del sistema cardiovascular pueden darse cuando comemos alimentos con mucho colesterol y no hacemos suficiente ejercicio. La grasa es una de las causas principales de los problemas en el sistema cardiovascular porque los glóbulos rojos no pueden pasar fácilmente por los vasos sanguinos y se pegan a las paredes. Lo que pasa es que después de ejercicio habitual, los vasos sanguinos nuevos pueden adherirse a los músculos, lo que permite suministrar más sangre, oxígeno y nutrientes por el sistema cardiovascular y luego nos da más energía. También puede mejorar el sistema circulatorio con la dieta.

¿Qué tipos de ejercicio pueden fortalecer el sistema cardiovascular?

Los ejercicios que suben el ritmo cardíaco pueden fortalecer el sistema cardiovascular. Por ejemplo, los ejercicios aeróbicos, clases de spinning, andar, correr o el boxeo. El gimnasio es un sitio perfecto para hacer ejercicios del sistema cardiovascular porque hay una variedad de opciones divertidas, pero no hace falta. Puedes ir a correr o a montar en bici, por ejemplo, o hacerlo en casa.

Si estás en forma, se recomienda hacer 20-60 minutos de ejercicio intenso tres veces a la semana, o 30-60 minutos de ejercicio moderado cinco veces a la semana. Si no estás en buena forma, puedes consultar a tu médico para planear un entrenamiento menos intenso para empezar.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies