Cómo ser metódicos

Si tenemos un plan, debemos cumplirlo con disciplina

Si tenemos un plan, debemos cumplirlo con disciplina

Sobre el papel, en el ordenador o en cualquiera de los artilugios que la técnica pone a nuestro alcance para facilitarnos la vida. Lo importante es que escribamos nuestros planes, porque en caso contrario es muy probable que se los lleve el viento. O, suponiendo que por fuerte que sople el viento nos mantengamos aferrados a nuestro programa, si éste es sólo mental resultará muy complicado que lo recordemos punto por punto. Qué hay que hacer cada día, si nos conviene correr en altura, cómo, durante cuánto tiempo... Puede parecer sencillo, pero si estamos hablando, por ejemplo, de planificar una temporada atlética o, para ser más concretos, un maratón, los detalles y las variaciones serán tan numerosos que sólo una mente privilegiada y concentrada, diríamos que perfecta, sería capaz de recordarlo todo.

Mejor apuntarlo todo

Por lo tanto, lo más sensato si queremos ser metódicos hasta el extremo es apuntarlo todo. En una agenda, un diario, un documento de Word o una hoja cualquiera. Lo importante es escribir todo lo que planificamos. Parece fácil, pero enseguida comprobaremos que no lo es tanto. A menos que tengamos la cabeza cuadriculada, cualquier planificación puede enfocarse de muchas maneras y decidirse por alguna de ellas, o por una mezcla de distintos sistemas, siempre provoca dudas.

Servicio a la carta

Puede ocurrir que simplemente copiemos un programa llevándonos por los consejos de algún atleta famoso y mientras lo vamos escribiendo, o al repasarlo después de escribirlo, nos apercibamos de que no es exactamente lo que andamos buscando. Es entonces cuando, guiándonos siempre por el sentido común y el conocimiento de nuestras posibilidades, podremos adaptar nuestra planificación (por algo es nuestra) a lo que realmente deseamos hacer.

Improvisar hasta cierto punto

En cierta forma, se trata también de improvisar mientras planificamos, algo que no es para nada incompatible siempre que la improvisación termine en el momento exacto en el que damos por bueno el programa. A partir de entonces, si realmente hemos decidido ser metódicos deberemos centrarnos en seguir lo que hemos escrito, al fin y al cabo la manera más metódica y razonable de acercarnos a nuestros objetivos.

1 comment

  1. Kimitro 19 julio, 2009 at 01:31

    Pues ciertamente, sobre todo es importante si estás empezando, para obligarte a no desanimarte!
    yo lo voy contando en mi blog, y es otra forma de ser metódico, que luego hay que contarlo! 🙂

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies