¿Cómo recuperarse de una lesión de rodilla?

Las lesiones son más comunes de lo que nos gustaría. Es una articulación muy compleja y móvil que la hace delicada por los múltiples esfuerzos a los que está sometida.

¿Cómo recuperarse de una lesión de rodilla?

¿Cómo recuperarse de una lesión de rodilla?

Esguinces, luxaciones, tendinitis, problemas con los ligamentos… Los posibles daños son innumerables pero ¿qué hay que hacer para recuperarse de una lesión de rodilla?

Tipos de lesiones de rodilla

Sea cual sea la lesión de rodilla que padezcamos, lo más urgente es ir al traumatólogo para que nos realice las pruebas pertinentes y el diagnóstico adecuado. El hecho de evitar ir al médico porque las molestias son leves o un autodiagnóstico erróneo puede convertir la lesión en crónica, con muchísimos problemas.

Dicho esto, normalmente se recomienda reposo en el inicio del tratamiento de las lesiones de rodilla. El motivo es que al ser una articulación en continuo movimiento, de otra forma no podría sanar.

En casos de lesiones graves, como la rotura de ligamentos, es necesaria una operación quirúrgica para poner clavos, injertos, o el método más adecuado. En daños más leves como esguinces o tendinitis, lo más adecuado es seguir un tratamiento de fisioterapia adaptado al paciente y a la lesión.

Proceso para recuperarse de una lesión de rodilla

Tras las recomendaciones del médico con su correspondiente reposo, lo más importante es iniciar un proceso de rehabilitación. Recuperarse de una lesión de rodilla puede ser un proceso lento y doloroso pero si se hace adecuadamente, en la mayoría de los casos, el paciente podrá volver a su rutina anterior.

Una vez que el dolor y la inflamación estén controlados, hay que aceptar las limitaciones de movimiento que tenemos en ese momento e ir adaptándonos a las mejoras. Con ejercicios de fortalecimiento, estiramiento y movilidad la articulación irá superando obstáculos y nos permitirá ampliar el rango de ejercicios. Ante todo, paciencia y supervisión de un profesional.

 

Una vez que hayamos recuperado nuestra rodilla nos suele asaltar una duda: ¿puedo volver a hacer ejercicio? La respuesta fácil sería ‘no’, para evitar más lesiones. Otra opción sería la de cambiar de deporte. Por ejemplo, si nos hemos roto el ligamento jugando al fútbol, pasarnos a la natación. Sin embargo, y siempre consultando con nuestro médico, podremos volver a nuestra rutina deportiva progresivamente. La seguridad es esencial para no recaer.

Foto | Fotolia.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies