Cómo prevenir los esguinces de tobillo

La salud es lo primero. Y ahora que nos adentramos en el buen tiempo y la inminente llegada del verano es importante tener el cuerpo a punto para poder vivir al máximo una de las épocas más propicias para entrenar y vivir la pasión del deporte. Ya seas un deportista avanzado o alguien que se inicia en el maravilloso mundo runner, saber conocer y controlar las lesiones más frecuentes de los runners es una de las facetas más importantes del entrenamiento. Y una de ellas son los esguinces de tobillo.

El cuerpo es el arma de un deportista y debe estar perfectamente engrasada para que pueda rendir correctamente. En ocasiones anteriores hemos hablado de cómo cuidar y prevenir algunos tipos de lesiones. Hoy, en correr.es nos vamos a centrar en una de las lesiones, por desgracia, más habituales en muchos deportistas de cualquier nivel: los esguinces de tobillo. Sobre todo, para poder prevenirlos en la medida de lo posible.

foot-41963_640Cómo prevenir los esguinces de tobillo

Síntomas de que sufres un esguince de tobillo

La principal forma de detectar un esguince de tobillo es que sufrirás dolor e inflamación en la zona afectada. Un esguince puedes sufrirlo en otras partes del cuerpo. Pero es en el tobillo donde más afecta a un runner porque soporta el apoyo continuo de nuestro cuerpo sobre el suelo al correr. En otras ocasiones puedes notar como un tirón o un pequeño latigazo en el momento de tener el esguince y puede venir derivado de un mal apoyo sobre el suelo o de una torcedura.

Elegir bien los recorridos

Desafortunadamente, en ningún lugar se está totalmente seguro de no poder tener alguna lesión. Pero, en la medida de lo posible, un buen recorrido para evitar los esguinces de tobillo son los terrenos llanos. Aquí la probabilidad de sufrir esta lesión disminuye al tratarse de superficies regulares y sin pendientes.

Entrenamiento específico para los tobillos

Una de las prácticas más recomendadas antes de empezar a entrenar y correr es realizar un correcto calentamiento y estiramientos para que el cuerpo responda mejor al esfuerzo que le vamos a pedir. Para potenciar los tobillos y conseguir disminuir el riesgo de tener un esguince de tobillo, es apropiado entrenar específicamente los tobillos. Es muy sencillo: solo tienes que buscar un bordillo, o similar, y colocar sobre él la punta del pie y hacer presión en repetidas ocasiones.

Calzado apropiado

Otro de los mejores consejos para prevenir la aparición de los esguinces de tobillo es utilizar un calzado deportivo correcto. No se trata de salir a correr con esas zapatillas viejas o las primeras que encuentres. En ocasiones, lo barato puede salir caro. Es importante elegir, dentro de nuestras posibilidades, las que mejor se adapten a nuestro tipo de pisada.

Tienes que tener en cuenta que los pies y los tobillos son una de las partes del cuerpo que más esfuerzo realizan al correr debido a los repetidos impactos sobre el suelo que reciben. Por esa razón, hay que cuidarlos por encima de todas las cosas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies