Cómo correr bien: perfecciona tu técnica

Es común pensar que sabemos cómo correr bien.

Nos fijamos más en otros aspectos que involucrados en el running, como el calentamiento previo, llevar unas zapatillas adecuadas, ritmo cardiaco, marcas personales… y a menudo descuidamos la manera en que colocamos nuestro cuerpo a la hora de correr.

Saber como correr bien nos puede ayudar a ganar velocidad, mejorar nuestra resistencia, castigar menos ciertas partes del cuerpo y lo más importante, evitar lesiones.

En tus próximas carreras intenta prestar atención a estos aspectos de tu cuerpo mientras corres y corrige cuando sea necesario.

De esta manera en poco tiempo habrás implementado estos buenos hábitos en tu estilo, y te saldrán de forma espontanea.

Todos comentemos errores fundamentales al principio, pero lo importante es que se pueden corregir.

Perfecciona tu técnica: cómo correr bien

La cabeza siempre recta

Es importante llevar siempre la mirada hacia delante para ayudar al tronco a mantenerse recto y evitar problemas en la espalda y cervicales.

Recuerda, no mires al cielo ni al suelo, siempre al horizonte.

A veces debido al cansancio es difícil no inclinar la cabeza y mirar al suelo, pero es importante tratar de mantener la mirada al frente.

Qué hacer con brazos, manos y hombros.

Hay que mantener los brazos lo más pegado al cuerpo posible y evitar movimientos exagerados con ellos. Busca el equilibrio desde el centro de tu espalda y no mediante el arqueo de brazos.

De esta manera se evitan torsiones violentas del tronco. Para carreras rápidas lo mejor es doblar el brazo por el codo en ángulo de 90 grados.

Llevar las manos en tensión supone una de quema de energía totalmente innecesaria. Hay que mantenerlas relajas y semi cerradas, no en puño, ni abiertas. ¿recuerdas los juguetes de playmovil? Algo así es como hay que llevar las manos.

Otra cosa que te ayudará a no quemar energía inútilmente es llevar los hombros relajados y bajos. Evita subirlos y tensionarlos por muy cansado que te encuentres.

Mantente lo más recto posible

Al inclinar el cuerpo hacia adelante, un error muy común ya que parece que nos da velocidad, presionamos demasiado sobre la parte anterior más baja y la parte frontal de la rodilla. Esto no te interesa en absoluto ya que podrías llegar a provocar desplazamiento de rótula.

Pisadas suaves y coordinadas

El aterrizaje de tus pies en el suelo en cada zancada debe ser suave.

Dicen que si puedes oír tus pasos mientras corres, estás forzando demasiado y será tu cuerpo quien reabsorberá la fuerza de cada impacto.

Intenta coordinar zancada y movimiento de brazos. Cuando la pierna derecha está delante, será el brazo izquierdo el que se adelante y viceversa.

Se recomienda correr con zancadas ligeras, sin saltar y pisadas lo más suaves posibles.

 

 

1 comment

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies