Comenzar a correr, engánchate a este mágico deporte

Comenzar a correr es una de las mejores decisiones que puedes llegar a tomar en tu vida. No es fácil al principio, pero al final será como una droga, querrás más y más. Correr engancha.

Antes de comenzar a correr, conoce cómo se encuentra tu cuerpo

Es importante asegurarte de que te encuentras en un estado de salud óptimo para comenzar a correr. Tu cuerpo no está acostumbrado a este tipo de esfuerzo físico por lo que es de plena importancia que asistas a un médico y que te realice un reconocimiento médico para evitar lesiones innecesarias. Recuerda que es mejor prevenir que no curar.

Básicamente este tipo de pruebas médicas incluyen un  electrocardiograma, historia clínica, valoración cardiorespiratoria, antropométrica y ortopédica y prueba de esfuerzo básica.

Un buen equipamiento deportivo es clave

Comenzar a correr viene acompañado de un gran sentimiento de ilusión. Te dan ganas de comprarte de todo para que tus carreras sean de lo más completas posibles. No tengas prisa por llenar rápidamente tu armario, deberás de comenzar con lo básico y poco a poco, en cuanto ganes experiencia podrás ir complementándolo con otros accesorios para niveles más avanzados.

Tus must para comenzar a correr son:

Zapatillas de running

Calcetines

Pantalones cortos y/o mallas

Camiseta y Sostenes deportivos

Móviles y música

Hidratación y Nutrición

Con el ejercicio físico aumenta la temperatura corporal, el cuerpo necesita refrigerarse mediante la secreción de sudor con la consiguiente pérdida de agua en nuestro organismo. Es necesario incrementar el consumo de agua antes, durante (si la actividad es prolongada) y después del ejercicio como vimos en el artículo sobre la trascendencia de mantener las reservas agua de nuestro organismo para el ejercicio.

Planea tu entrenamiento y márcate objetivos a corto plazo

Si vas a comenzar a correr es normal que seas impaciente, y quieras ya aguantar largas distancias en carrera. Recuerda que Roma no se contruyó en un día y que poco a poco con constancia se consiguen grandes logros.

Debes empezar por marcar en tu calendario semanal tres días a la semana en los que entrenarás al principio cada día 20 minutos y semana a semana subas la intensidad hasta llegar a 1 hora de carrera. A lo largo de los meses también podrás ir incrementando el nivel de frequencia del entrenamiento, sumando días en tu calendario si lo deseas.

Es interesante  intercalar caminatas enérgicas con trotes (corriendo) muy suaves, donde caminar adquiere una mayor proporción que correr y, de manera gradual, se van invirtiendo las proporciones.

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies