¿A qué hora debo correr?

Cada corredor tiene unas preferencias en cuanto a qué hora salir a correr

Cada corredor tiene unas preferencias en cuanto a qué hora salir a correr

Ahora veremos los pros y los contras de correr a diferentes horas del día.

En las mañanas
Muchos corredores corren durante esta parte del día, antes de tomar desayuno. Es una buena forma de empezar el trajín diario. El hacer ejercicio te despierta y te refresca. Si quieres salir a correr antes de que se ponga el alba (particularmente en invierno), recuerda llevar contigo una chaqueta reflectante para que los coches puedan notar tu presencia.
El único punto en contra de correr a estas horas es el hecho de que los atletas se suelen lesionar más seguido que los que corren en otros momentos del día. Esto se debe probablemente a que como es lo primero que hacen después de levantarse, el cuerpo todavía no se suelta completamente: Para combatir este problema, se recomienda empezar la mañana caminando o corriendo bastante lento y luego hacer unos cuantos ejercicios de estiramiento antes de continuar.

Al medio día
Si tus ocupaciones diarias te dejan una hora libre -o más- al medio día para almorzar, quizás puedas lograr hacer una rutina de ejercicios durante ese lapso. Algunas empresas cuentan con habitaciones acondicionadas para hacer ejercicios y duchas para animar a sus trabajadores a que entrenen al medio día. Aquí hay que saber distribuir nuestro tiempo: Planee su hora de almuerzo con anticipación, de tal manera que pueda ingerir un vaso de yogurt o un plato de sopa antes de regresar a trabajar.
Esta parte del día es ideal para correr durante las estaciones frías pues la temperatura del medio ambiente suele ser la más cálida de todas. Por la misma razón, no es tan recomendable en verano.

Por la tarde - noche
Deténgase para hacer ejercicio antes de llegar a casa o salga de ella para un pequeño entrenamiento antes de la cena. Esto resulta virtualmente imposible de hacer si es usted el que lleva la comida al hogar o si hay niños que esperan en él para ser alimentados. Si alguna de las anteriores responde a su situación personal, trate de acomodar los días con su pareja para que ambos puedan alternar entrenamiento y labores domésticas.
Entrada la noche, cuando los chicos ya están en cama durmiendo, es otra opción pero esto supone correr en la oscuridad. Si decide hacerlo a esta hora, hágalo pero en un área segura: Hay ciertos lugares en los que uno no correría ni de día, por temor a que le pase algo.

Los fines de semana
Los sábados y domingos generalmente son los días en los que todos tenemos mayor tiempo disponible. Siendo éste el caso, puede que esté pensando en planear una rutina de ejercicio de modo tal que haga la mayor parte del entrenamiento durante el fin de semana: Así lo hacen la mayor parte de los atletas profesionales, especialmente los que se están preparando para una maratón.

En cualquier momento
¿Quién dice que usted debe correr a la misma hora todos los días? Desde luego que la regularidad es una virtud poco común hoy en día, pero esto podría también llevarle a verse atrapado en una desalentadora rutina.
Cuando el correr se haya vuelto una parte imprescindible de su estilo de vida, siéntase libre de experimentar con diferentes modalidades de entrenamiento.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies