Aprende todo sobre el kinesiotape

La medicina, como todo, evoluciona cada día. ¿Te suena la palabra kinesiotape? Medical taping, vendaje neuromuscular, kinesiotaping… Todos estos términos son válidos para referirse a esas tiras adhesivas de colores que llevan los deportistas.

¡kinesiotape para todos!

¡kinesiotape para todos!

En un principio puede que creyeras que eran decorativas pero no, se utilizan para tratar lesiones musculares en lugar de las vendas u otros tratamientos habituales, o combinando estas técnicas. Pero ¿funciona? ¿Por qué son de colores? Si las dudas te asaltan, te las resolvemos.

¿Qué es el kinesiotape?

Como hemos dicho, son esas tiras de colores que vemos desde hace tiempo a los deportistas de élite y que cada vez son más comunes en los deportistas y personas de a pie. Pero la cosa no queda ahí, vamos a ver las características de este tratamiento.

Para empezar debes saber que no es tan revolucionario como piensas. No, no se inventó ayer ni lo hicieron los americanos. Nació en Asia en los años 70 ¡hace 45 años! Y no llegó a España hasta principios de este siglo, casi nada…

Es una especie de esparadrapo elástico, hecho con fibras de algodón y pegamento antialérgico, que quiere simular a la piel del cuerpo (grosor, peso…). Y su duración óptima es de tres a cinco días.

¿Cómo funciona?

Antes de explicar su mecanismo, tenemos que aclarar ciertas dudas sobre si es eficaz o no. A pesar de que hay muchos expertos que no confían en este método, el uso tan extendido, incluso en deportistas de élite que dependen de su físico, abala su eficacia. Eso sí, como siempre decimos, los temas de salud son para los médicos.  Aunque estas tiras se venden por Internet, las debe colocar un especialista.

Una vez dicho esto, el kinesiotape funciona de manera sencilla. Las tiras se colocan sobre los músculos afectados estirados (aunque a veces también se ponen en su posición de reposo). Su efecto consiste en la activación circulatoria debido a la tensión realizada por el tejido elástico, favoreciendo el riego sanguíneo, ejerciendo como analgésico y favoreciendo el buen movimiento de los músculos.

El color utilizado depende del efecto que se quiera conseguir. Originalmente, el fucsia es estimulante por la absorción de luz. El azul es relajante para tratar inflamaciones, esguinces, etc. El negro y el beige son neutros y se suelen utilizar como refuerzo de otros colores. Actualmente se comercializan otros tonos y estampados por su demanda estética y cada uno indicará su función.

¿Lo has usado alguna vez? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies