Aprende a controlar la fatiga

Cuando empezamos a correr una de las principales cuestiones que nos planteamos es saber si nuestro cuerpo va a responder satisfactoriamente al esfuerzo que le exigimos. Aunque no lo sepas, nuestro cuerpo es muy sabio y reacciona cuando lo sometemos a un esfuerzo excesivo. Uno de los signos externos más evidentes es el cansancio. Hoy te proponemos saber controlar la fatiga y hacer tu entrenamiento más efectivo.

Con la llegada del buen tiempo, sí que llegará, salimos más a correr. Conforme vamos adquiriendo experiencia, dejamos de ser novatos y aprendemos a escuchar nuestro cuerpo a la hora de responder a los estímulos que se nos presentan.

Por ese motivo, en correr.es te recomendamos algunos consejos para saber cómo controlar la fatiga para hacer tu entrenamiento de mayor calidad, más saludable y conocer como respondes ante el esfuerzo.

guy-97451_640Cómo controlar la fatiga

La aparición del cansancio y la fatiga r algo normal cuando entrenamos. Toda actividad física conlleva un gasto y el cuerpo reacciona ante ello. Al principio de empezar a correr notarás que el cansancio hace su aparición muy pronto pero se irá retrasando según tu preparación física vaya mejorando.

Atiende a tu cuerpo

No hay nadie mejor que tú para conocer tu cuerpo y su respuesta al esfuerzo. Al principio, es importante bajar el ritmo de carrera, incluso llegando a parar y andar en lugar de correr, cuando empieces a notar los primeros síntomas de cansancio.

Cuando tu cuerpo llega a un nivel de exigencia que no soporta, el cerebro reacciona enviándole señales. Ése es el cansancio. Así, para controlar la fatiga lo más adecuado es bajar el ritmo de esfuerzo. Conforme el cuerpo mejores y se adapte, el umbral de fatiga irá aumentando progresivamente.

Hidratación

Mientras corres, el cuerpo pierde líquidos. A mayor intensidad en el entrenamiento mayor será su pérdida. Para controlar la fatiga derivada de la pérdida de líquidos, es conveniente estar preparado para ello. La deshidratación es una de las causas más comunes para la aparición de la fatiga. Por esa razón, es fundamental beber agua antes, durante y después del ejercicio. Así, la fatiga tarda más en aparecer y tu cuerpo puede responder mejor.

Alimentación equilibrada

Una dieta equilibrada es básica no solo para cualquier deportista sino para la vida en general. Por ejemplo, no comer en exceso y así no sentirás tu cuerpo muy pesado. Además, te recomendamos una serie de alimentos ricos en vitaminas y nutrientes que te ayudan a controlar la fatiga: plátano, frutos secos, pimiento rojo y té verde.

Descanso

Para un runner es tan importante el entrenamiento como el descanso posterior. En la medida de tus posibilidades, después del esfuerzo disfruta de un baño reparador y descansa los músculos como si fueras de nuevo un niño pequeño: tratando de dormir lo máximo posible. De esta forma, ayudas a controlar la fatiga y evitar las lesiones.

Planificación a largo plazo

Para el entrenamiento, es importante tener una visión a medio y largo plazo. Combina entrenamientos de gran intensidad seguidos de otros más suaves para repartir mejor la carga de trabajo y poder controlar la fatiga y el cansancio.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies