Adelgazar corriendo: claro que es posible

El deporte es fuente de salud. En sus múltiples variantes, hace que el cuerpo humano se sienta mejor y sirve para abandonar hábitos sedentarios poco saludables. Una de las ventajas del deporte es que puede iniciarse a cualquier edad aunque nunca se haya practicado antes. Sin ir más lejos, la práctica del running es ideal para adelgazar corriendo.

Uno de los propósitos de año nuevo más habituales es empezar a correr con el objetivo de ponerse en forma y perder los kilos que sobran. A partir de ahí, el deporte genera que el cuerpo demande más ejercicio para seguir cuidándose y fortaleciéndose. Si tu objetivo es adelgazar corriendo, una vez lo hayas conseguido seguir corriendo te ayuda mantener tu peso controlado.

appetite-1239056_640

Ventajas de adelgazar corriendo

Libertad para elegir el momento

Para salir a correr no dependes del horario de ningún gimnasio. Así, eres tú mismo quién marca y elige las horas a las que sales a correr dependiendo de tus circunstancias personales. La libertad de elegir es una garantía para poder empezar a adelgazar corriendo.

Quemas grasas con facilidad

Incluso aunque no hayas practicado deporte habitualmente, o no lo has hecho nunca, salir a correr es una de las formas más sencillas de quemar las grasas que sobran al organismo y que te impiden lucir mejor. También es importante tener en cuenta, que esta facilidad para quemar grasas es mayor en los hombres que en las mujeres por diferencias en el metabolismo de cada uno.

Tú eliges el ritmo

Adelgazar corriendo es posible de muchas formas. Si corres muchos días a la semana, haces muchos kilómetros o corres a un ritmo, las posibilidades de perder peso rápidamente son mayores. Pero si hace mucho que no haces deporte, es mejor empezar poco a poco y así el cuerpo asimila mejor el esfuerzo al tiempo que sirve para perder peso.

No te morirás de hambre

Si quieres adelgazar corriendo, no será necesario que te mates de hambre ni que sigas una dieta muy estricta para conseguirlo. Aunque sí te ayudará de cara al futuro seguir una dieta alimenticia lo más equilibrada y saludable posible. Si un día, comes más de lo normal, siempre te queda la opción de correr un poco más para compensar ese gasto extra.

Por ejemplo, la fruta es un compañero ideal si quieres adelgazar corriendo y cuidando lo que comes. 4 o 5 piezas de fruta durante el día es una proporción bastante buena.

Variedad de ritmos y costumbres

Al correr, también podemos desarrollar hábitos permanentes. Al fin y al cabo no dejamos de ser animales de costumbres aunque seamos deportistas. Para adelgazar corriendo, sobre todo para personas que no están habituadas a practicar deporte, al principio lo normal es correr la misma distancia, por los mismos sitios y a un ritmo parecido cada vez. De esta manera, el cuerpo se acostumbra a ese ejercicio repetido y consume cada vez menos calorías y grasas. Una solución a esta situación es variar los entrenamientos. Combinar ritmos normales en distancias largas y series más cortas pero a una velocidad mucho mayor.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies