Usando el frío como terapia

| Jueves, agosto 28th, 2008 | No hay Comentarios »
La crioterapia se ha mostrado como un método efectivo para aumentar el rendimiento
La crioterapia se ha mostrado como un método efectivo para aumentar el rendimiento

Para aquellos corredores que se especializan en distancias prolongadas, entrenar a lo largo de varios kilómetros resulta más que esencial, pues con ello se logra una mejor, segura y eficiente adaptación corporal, a grandes exigencias competitivas. Desafortunadamente, el correr largos tramos también aumenta en ellos el riesgo de poder sufrir lesiones, las mismas que en el peor de los casos pueden derivar en la suspensión de actividades deportivas por largos periodos de tiempo.
Una simple manera de disminuir los riesgos inherentes a estos exhaustivos entrenamientos es la inmersión en agua helada, conocida comúnmente como “baños de hielo”.

La crioterapia
También conocida como “la terapia fría”, logra comprimir los vasos sanguíneos y disminuir la actividad metabólica, lo que a su vez reduce la hinchazón y la rotura de nuestros tejidos. Una vez que nuestra piel pierde el contacto con este gélido medio, empieza a calentarse lentamente de adentro hacia fuera, promoviendo un rápido retorno del torrente sanguíneo, lo que a su vez ayuda al sistema linfático a reciclar todas las células muertas causadas por el entrenamiento.
Los baños de hielo no solamente evitan la inflamación, también ayudan a eliminar los deshechos metabólicos presentes en nuestros músculos.

¿Bolsas de hielo o agua helada?
Aunque se pueden usar bolsas individuales cargadas de hielo, une inmersión en agua gélida generalmente produce un mejor y más duradero cambio en los tejidos sub-cutáneos, además de enfriar largos grupos de músculos de manera simultánea. Lo incómodo que puede resultar a simple vista el sumergirse en una bañera cargada de agua helada luego del entrenamiento, suele asustar a algunos atletas: Muchos prefieren darse una ducha caliente y comer un suculento plato de huevos revueltos.
Sin embargo, los beneficios obtenidos con una rutina de recuperación basada en estos baños helados, se traducen en una menor posibilidad de lesiones y mejor desempeño a la hora de correr.

Recomendaciones
Hay algunas sugerencias que podrían ayudarnos a hacer esta experiencia un tanto más atractiva: Primero, llenar la bañera con dos o tres bolsas de hielo picado. Luego añadir agua fría hasta una altura que nos llegue a la cintura cuando nos sentemos en ella. Algunos atletas suelen ponerse una cazadora de plumas, un gorro de natación y unos botines de goma antes de sumergirse, preparase una taza de te caliente y coger algunas revistas o diarios para hacer más entretenidos los 15 ó 20 minutos que durará esta inmersión.

Para tener en cuenta
Aunque se han hecho varias pruebas científicas que corroboran el concepto de una mejor recuperación por medio de estos “baños de hielo”, no se ha determinado una rutina específica para llevarlos a cabo. Cada caso es individual. En general, la temperatura del agua debe estar entre los 10 y 15 grados centígrados y el tiempo de inmersión debe ser un valor entre los 10 y 20 minutos.

Más articulos populares sobre este tema

Responder