Cuando una persona comienza adentrarse en la práctica deportiva de salir a correr, cuando pasea por la calle y observa al rostro, que desprende felicidad, de los corredores, se pregunta qué cómo son capaces de disfrutar de correr, cuando a él le cuesta ponerse unas simples zapatillas deporte para salir a correr.

Captura de www.publico.es de Carlos Castillejo Conviertete en un buen corredor Conviertete en un buen corredor Captura de www

Captura de www.publico.es de Carlos Castillejo

Cuando se comienza a realizar una tarea, en la vida, medianamente bien, se convierte en un gusto realizarla, intentado hacerla cada vez mejor, superando, si cabe, hasta nuestras propias expectativas.

Para ser bueno en algo, existe una regla fundamental de cinco sencillos puntos, que harán diferenciar a los ganadores de los perdedores:

• Ilusión: se podría definir como el motor que nos impulsará a conseguir nuestro objetivo. Sin ilusión por querer hacer algo, difícilmente intentaremos superarnos.

Objetivo: es la meta que nos planteamos, debiendo ser factible, para no desmotivarnos, pero con cierta dificultad que hará que disfrutemos del trayecto hasta conseguir saborear el éxito.

• Constancia: el secreto del deporte, de la misma forma que de cualquier cosa que emprendamos en la vida es la constancia. Tan solo deberíamos fijarnos en la fábula de la cigarra y la hormiga. Con la constancia conseguiremos todo los que nos propongamos.
Más vale correr poco todos los días que no mucho tan solo un día en semana.

• Entrenamiento: debe ser acorde a nuestro objetivo, debiendo mantener la ilusión y motivación intacta desde el primer día. Para ello anotaremos, en el cuaderno del corredor nuestros progresos, así como nuestras debilidades que superaremos con la práctica.
El programa de entrenamiento debe ser completo, incluyendo, series, progresiones, cuestas e incluso días de descanso.

• Sociabilidad: la mayoría de la gente piensa que el corredor es un ser solitario y poco social, tal vez porque nos vean habitualmente entrenando en solitario, pues nada más lejos de la realidad.

El corredor se trata de una persona que normalmente, debido a la cantidad de horas que entrena en solitario, llega a conocerse mejor, sabiendo cuales son sus debilidades y su fortaleza, que cuando se encuentra con alguien suele mostrar su felicidad, saludando o incluso conversando con una persona completamente desconocida, durante unos kilómetros.

Al corredor, le suele gustar compartir sus entrenamientos, sus preocupaciones, sus lesiones e incluso sus éxitos, con las demás personas que compartan su afición, dando a conocer sus logros incluso a través de las redes sociales.

Si seguimos estos puntos tanto en la vida como para correr, estoy convencido que alcanzaremos la meta disfrutando de cada paso que demos en el largo camino hasta la meta.

Apuntate y aprende Conviertete en un buen corredor Conviertete en un buen corredor banner correr5

Si deseas convertirte en un buen corredor, aprovecha la oportunidad de inscribirte al curso que hemos preparado para ti.