Secuelas de un oro Olímpico

correr.es/wp-content/uploads/2008/10/jelimo.jpg" rel="lightbox[pics250]">Secuelas de un oro Olímpico Experiencias de deportistas

La keniana Pamela Jelimo dio una exhibición en la prueba de la Golden League celebrada en Berlín y al conseguir el oro olímpico

La familia keniana Jelimo tuvo trascendencia hasta que Pamela, de tan sólo 18 años, ganó el oro olímpico en los 800 metros en el mes de agosto y además se embolsó un premio de 1 millón de dólares en la Golden League, en septiembre.

Después de ser unos desconocidos en Kenia, los Jelimo ahora tienen un tropel de pretendientes que llegan a su aldea, en el valle del Rift, para ofrecerle matrimonio a su hija. Según los residentes locales, siete hombres han alegado ser su padre.

A los maridos potenciales les han pedido que se calmen, aunque uno de ellos -un atleta de nombre Percy Murei- se quedó en el lugar mientras la aldea de Koyo llevaba a cabo las celebraciones para conmemorar el éxito de Jelimo como la primera campeona olímpica de Kenia y la primera ganadora de la Golden League.

Discordia

Otro de los puntos en discordia es quién fue el descubridor de Pamela, la tercera de nueve hijos de la madre soltera Esther Cheptoo Keter. Un entrenador local, Zaid Kipkemboi Aziz, es ampliamente reconocido como el que descubrió su talento, pero un maestro jubilado de 57 años, Elijah Kipsang Langat, dice haberla ayudado hace tres años, antes de que Aziz la conociera.

“Jelimo llegó a mí junto a su madre Esther en 2005. Me pidió que le consiguiera a su niña un par de zapatos especiales y un equipo deportivo", dijo Langat, quien trabaja en la escuela primaria Kipletito, a unos 45 kilómetros al sur de Eldoret, centro por excelencia de Kenia para carreras de larga distancia.

Langat aseguró que no podía pagar esas cosas, de modo que se las pidió al director de deportes Philip Ngeno, quien le entregó cinco mil chelines (unos 68,40 dólares). Esta cantidad alcanzó para que el maestro comprara dos pares de zapatillas y equipos deportivos para Pamela y otro atleta, Jeremiah Sang.

Desde entonces, Jelimo dominó los campeonatos escolares y ganó en cada uno de los eventos de los que participó: 100 metros, 200 metros, 400 metros, 400 metros con obstáculos y el heptatlón.

Burkina Faso fue donde Pamela degustó por primera vez el éxito internacional, luego de vencer en una carrera de 400 metros. Langat sostiene que instó a la joven a inscribirse en la de 800 metros para conseguir un lugar en el equipo keniano de los Juegos Olímpicos de Pekín.

Pero los problemas de Jelimo no sólo abarca ese ámbito, ya que Charles Kibiwott Bungei, un antiguo maestro de la escuela secundaria Koyo, afirma públicamente ser su padre. “Soy su padre. No importa lo que la gente diga, la realidad es que soy su padre", señaló Bungei, de 62 años.

Jelimo, que ya cuenta con una calle bautizada en su honor, fue la primera keniana en recibir el gran premio entregado a los atletas que ganan todos los certámenes de la Golden League en una temporada. Kenia se quedó afuera en 1999 cuando el corredor de carreras con obstáculos Bernard Barmasai fue descalificado del gran premio, luego de admitir en una entrevista que había persuadido a su compatriota Christopher Kosgei de que corriera más lento para que él pudiera ganar una de las carreras.

Tradición atlética

El pueblo nativo de la etnia nandi, de la zona de Jelimo, cuenta con una tradición de éxitos atléticos que data de los años del doble campeón olímpico Kipchoge Keino y el ex plusmarquista mundial Henry Rono, que forjó el terreno para que la nación se convirtiera en una gran fuerza en las carreras de largas distancia.

Janeth Jepkosgei, quien ganó la medalla de plata detrás de Jelimo en Pekín, logró el primer título mundial de una mujer para Kenia cuando obtuvo los 800 metros en los campeonatos mundiales del año pasado en Osaka, Japón.

Otro corredor local, Wilfred Bungei, ganó el oro en los 800 metros de hombres en Pekín, mientras que Henry Kirwa y Abraham Tarbei compartieron cinco medallas paraolímpicas.

El keniano Dane Wilson Kipketer nació y creció en la aldea Kapchemoywo, de donde provienen Keino y Rono. Los renombrados maratonistas Rodgers Rop y Felix Limo son ambos nandis.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies