Ideas para hacer estiramientos después de correr

En numerosas ocasiones hemos querido hacer hincapié en la importancia que tienen los estiramientos después de la actividad física. Devolver a los músculos la tonalidad inicial y evitar posibles lesiones es el objetivo de hacer estiramientos después de correr.

Tras el ejercicio físico, es muy común que la fatiga, unida al desconocimiento y la falta de interés nos puedan pesar psicológicamente para no estirar los músculos correctamente. Sin embargo, esta recuperación es más rápida y sencilla de lo que muchos piensan. Basta con dedicar 5 minutos en una serie de movimientos de estiramiento para que nuestro cuerpo no sufra.

A continuación te proponemos siete ejercicios para hacer estiramientos después de correr:

  1. Gemelos. Sobre un escalón, apoyar solo la mitad del pie y los dedos manteniendo las rodillas estiradas. Repetir la operación con las rodillas ligeramente flexionadas. Debemos notar tensión en la parte posterior de las pantorrillas.
  2. Tibiales y peroneos. Estando de pie, cruzamos las piernas apoyando el lateral del pie en el suelo y flexionar las rodillas para intentar tocar el suelo con los dedos. Debemos notar tensión en la zona de las espinillas.
  3. Isquiotibiales. Levantar un pie y apoyarlo en un lugar a una altura superior manteniendo las piernas estiradas y el cuerpo erguido. Intentar tocar el pie levantado con las dos manos. Debemos notar el estiramiento en la parte posterior del muslo.
  4. Glúteos. Debemos tumbarnos boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies planos en el suelo. Cruzar una pierna sobre el muslo de la otra y acercarla al pecho con las dos manos. Notaremos el estiramiento especialmente en la nalga de la pierna cruzada.
  5. Cuádriceps. Estando de pie junto a algún punto de apoyo, sujetar un talón contra el glúteo. Mantener el cuerpo erguido y las rodillas unidas. Notaremos el estiramiento en la parte trasera del muslo.
  6. La cobra (o el gusano). Esta postura nos permite estirar los abdominales y “soltar” la columna vertebral. Debemos tumbarnos sobre el estómago con las manos apoyadas a la altura de los hombros, empujar hacia arriba el tronco con los brazos y doblarnos a la altura de la cintura. Mantener la posición y hacer varias repeticiones intercalando con pequeños descansos.
  7. A dormir. En el último paso hay que buscar la relajación del máximo número de músculos. Para ello debemos tumbarnos mirando hacia arriba con un cojín o toalla sobre la que apoyarnos. A pesar del nombre del ejercicio, no vamos a alcanzar el sueño. Estiramos las piernas y ponemos los brazos en cruz para respirar profundamente durante 5 minutos.

Es recomendable seguir esta serie siempre que acabemos de hacer ejercicio físico. También es buena idea si la hacemos al volver del trabajo o simplemente para relajarnos. Dos o tres series por cada estiramiento es suficiente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies