En alta competición, si observamos una carrera entre atletas, veremos además de mantener un ritmo excesivamente alto, para lo que normalmente vemos, hacen cambios de ritmo endiabladamente rápidos. Cuando hablamos de correr más rápido, implícitamente va unido al entrenamiento de series, cambios de ritmo y fuerza. Por todo ello el objetivo principal es aclarar el concepto de cambios de ritmo o también llamado “fartlek”.

Captura de www.abc.es y David Rudisha ¿Sabes que es el "fartlek"? ¿Sabes que es el "fartlek"? Captura de www

Captura de www.abc.es y David Rudisha

Este entrenamiento, se basa en un juego, que consiste en acelerar bruscamente, con el objetivo que nuestro contrincante no nos alcance. Por ello en el entrenamiento de cambios de ritmo se mezclan carreras de distintas distancias con velocidades diferentes, adaptándonos al terreno.

Seguramente cuando se habla de este tipo de entrenamientos de cambios de ritmo, a muchos corredores nos viene a la mente la carrera de 800 metros disputada en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, donde el keniano David Rudisha, realizando una cambio de ritmo, consiguió batir el record del mundo.

Existen diferentes modalidades de entrenamiento basados en los cambios de ritmo, entre las más conocidas podríamos destacar tanto el “fartlek” sueco como el polaco.

• Fartlek sueco: la frecuencia cardiaca, en este tipo de entrenamiento, oscila continuamente entre 140/170 pulsaciones por minuto, llegando en los momentos de alta intensidad hasta las 190.

Consiste en ir corriendo a una intensidad media, acelerando bruscamente hasta alcanzar el 85% de nuestra capacidad, durante un periodo de tiempo relativamente corto, aproximadamente suele oscilar entre 100-200 mestro, volviendo a correr a una intensidad media.

Fartlek polaco: la principal característica de este tipo de entrenamiento, consiste, een ir correindo a intensidad media, segido de aceleraciones, sin llegar a la máxima intensidad durante unos 200 metros, recuperando a trote a suave, reptiendo esta serie de 4 a 6 veces durante 3 kilómetros.
En cuanto a diferencias esenciales, el “fartlek” polaco es mucho menos intenso, debiendo quedar la sensación de querer seguir corriendo al finalizar el entrenamiento.

Las principales ventajas de estos entrenamientos, además de ganar velocidad, ayudará a bajar de pulsaciones, podremos destacar:

• Mejora la capacidad aeróbica y la forma muscular.
• Mejora la adaptación de las piernas a cambios de ritmo.
• Mejora la respiración al correr a ritmos rápidos.
• Mejora el espíritu de sacrificio.
• Mejora el rendimiento.

Por todo ello, aconsejo al menos una vez en semana incluir este tipo de entrenamientos en nuestros planes semanales, si en realidad queremos ganar velocidad como si también queremos correr un maratón.