Disfruta corriendo por sendas y caminos

Correr por caminos, sendas, cortafuegos, vías pecuarias, va más allá de lo que nos brinda nuestra imaginación creer, no se trata de correr por correr, tampoco se trata de realizar una cantidad de kilómetros que no nos permitan disfrutar del deporte y de lo que le rodea, la naturaleza. Correr por el campo, por montañas, se trata pues de una experiencia, totalmente desconocida por aquellos que frecuentan continuamente el asfalto o los mismos circuitos.

Disfruta corriendo por sendas y caminos Entrenamiento General Métodos de entrenamiento

Corre por caminos disfrutando de la naturaleza

Cuando salimos a correr, por el campo o montaña, deberemos tener en cuenta entre otras consideraciones las que a continuación os propongo:

• El desnivel: puede ser acusado en sentido de pendiente ascendente o descendente, para ello deberemos entrenar las cuestas y sus consejos para saber afrontarlas. El terreno natural rara vez es llano, continuamente hay desniveles que nos pondrán a prueba rompiendo la monotonía de ir siempre a un mismo ritmo.

• Sensaciones: lo importante de correr por terreno natural, es ir al ritmo que nuestras sensaciones nos permitan disfrutar del entorno, haciéndonos sentir parte de la naturaleza.

• El equipo: en la actualidad existen grandes marcas deportivas especializadas en el campo o montaña, que están continuamente adaptándose a las necesidades del corredor, como es el claro ejemplo de Salomon, con sus campamentos de corredores profesionales que se reunen para probar sus nuevos productos y corregir anomalías, antes de salir al mercado.

• La improvisación: es mala compañera, cuando corres por el campo no debes dejar nada suelto al azar, pues en alguna ocasión puede ser que te veas en la soledad y sin nada ni nadie a quien recurrir. Por este motivo te aconsejo, que más vale que sobre que no que falte, además si son las primeras veces que pruebas esta experiencia.

• La mentalidad: es completamente diferente la de un corredor de montaña que el de uno de asfalto, mientras el de asfalto sale a entrenar series, ritmos, fuerza, fondo, el de montaña sale a disfrutar del ambiente sumergiéndose en el él, incluso realizando fotografías de las zonas por las que transita, pues cada entrenamiento es una continua aventura.

• El clima: es fundamental saber adaptarse al clima, en verano, muchas veces entrenar por asfalto se trata de un suplicio, mientras que por los bosques la temperatura se vuelve más agradable. Caso contrario pasa en invierno.

Cuando la rutina se vuelve amarga, te aconsejo que descubras nuevas formas de entrenamiento, corre y disfruta, de otro tipo de terreno, aprendiendo trucos y viviendo nuevas sensaciones, sin olvidar que lo que quieres convertirte es en un verdadero finisher.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies