Una respiración adecuada es casi tan importante como estar en buena forma ¿Sabes respirar apropiadamente mientras corres? ¿Sabes respirar apropiadamente mientras corres? maraton3
Una respiración adecuada es casi tan importante como estar en buena forma

Cuando corremos, nos quedamos sin aliento. Esto es normal. Esto es natural. Nuestro cuerpo corre gracias al oxígeno, de modo similar que un coche corre gracias a la gasolina. Cada vez que comenzamos a ejercitarnos ya sea corriendo, caminando o haciendo cualquier actividad física, nuestra masa muscular requiere de más oxígeno. Entonces, nuestro organismo cubre esta necesidad haciendo llegar sangre rica en este elemento químico a nuestros músculos. Nuestros pulmones por tanto trabajan de manera mucho más intensa para absorber este oxígeno del aire que respiramos.
Nos quedamos sin aliento.

2/2
Sin darnos mucha cuenta de lo que hacemos mientras entrenamos podemos ver que nosotros, al igual que la gran mayoría de los corredores, respiran a un ritmo 2/2. Es decir, dan dos pasos mientras inhalan y otros dos mientras exhalan.
Ahora bien, si están corriendo a un ritmo verdaderamente lento, suelen respirar a un ritmo de 3/3. Pero si van demasiado rápido, esta constante de respiración cambia su valor a 2/1 o incluso a 1/1.
En todo caso, se puede decir que lo más común mientras estamos ejercitándonos es respirar en un 2/2.

Si mientras estamos corriendo empezamos a contar el número de veces que inhalamos – exhalamos y lo asociamos al número de pasos que vamos dando, quizás podamos descubrir que vamos a un ritmo diferente al mencionado líneas arriba. Si es así, no tenemos por qué preocuparnos: Intentar acomodar nuestra constante a alguno de los valores referidos no nos va a hacer mejores corredores.

¿Por la boca o por la nariz?
Existen varias opiniones contrarias sobre el si se debe respirar por la nariz o por la boca. Lo común es que nos hayan enseñado a inhalar por la primera y a exhalar por la segunda, pero esto no es necesariamente correcto: Muchos corredores utilizan los dos conductos para respirar, sin importar el orden.
El entrenador neozelandés Arthur Lydiard, cuando le preguntaron sobre la manera correcta de respirar, dijo: “Respira a través de tu nariz… Respira a través de tu boca… Absorbe el oxígeno por tus oídos si es necesario”.

Para tener en cuenta
Nuestra mandíbula debe estar completamente relajada. Nuestra boca ligeramente abierta. El oxígeno pasará a través de nuestros conductos nasal y bucal primero a nuestros pulmones, luego a nuestra sangre y finalmente a nuestros músculos, sin que exista la necesidad de pensar demasiado en ello.

Y ten siempre presente que el respirar es una actividad muy natural, tan natural como quedarse sin aliento mientras corremos.